Los conductores, más cuidadosos ante las novedades de la Ley de Tráfico

La nueva Ley de Tráfico está en periodo de pruebas. Así los policías aún "hacen la vista gorda" ante algunas de las nuevas infracciones y los conductores no saben a qué atenerse con algunas conductas que saben que son ilegales, pero que no conocen cómo o no quieren evitar. La instalación de la cámara instalada en la autovía de Castelledefels (Barcelona) ha reducido de forma notable el número de automóviles que circulan por debajo de los 150 kilómetros por hora.

Los conductores, más cuidadosos ante las novedades de la Ley de Tráfico
Los conductores, más cuidadosos ante las novedades de la Ley de Tráfico

Lo cierto es que, aunque no nos guste tener que admitirlo, el cambio de actitud de los conductores ante el endurecimiento de las sanciones da la razón al conocido refrán que dice que "la letra con sangre entra".

Cuando desde las asociaciones de conductores se apela constantemente a la responsabilidad de éstos y no se apuesta por el endurecimiento de sanciones y por una mayor vigilancia, no se tiene en cuenta el porcentaje de conductores que necesitan de la amenaza de la multa para moderar su mal comportamiento en las carreteras.

Desde luego, el hecho de que, en tan solo cuatro días, el número de vehículos que circulan a más de 150 kilómetros por hora por la autovía de Castelldefels haya pasado de 160 a sólo 21 tras el anuncio de la puesta en funcionamiento de nuevo sistema que fotografía a los que se salten los límites de velocidad no dice mucho a favor del colectivo de conductores.

Según el Servicio Catalán de Tráfico (SCT), se ha observado que "los automovilistas circulan por la autovía con mucha contención y buscando la caja blanca".

Durante el primer mes, el SCT no multará a ninguno de los conductores que sean fotografiados por esta cámara, aunque se avisará mediante una carta a los infractores de que podrían ser multados y que, si repiten su actuación, en un plazo de dos años se quedarán sin su carné de conducir; se trata de una forma de permitir la reflexión entre los automovilistas.

Atención, un policía
En el apartado del uso de los teléfonos móviles al volante, uno de los que más dudas parece haber causado entre los automovilistas, la policía ha observado que, por el momento, la mayoría de los conductores ha hecho caso omiso a la prohibición. Sin embargo, también se ha observado que los automovilistas que van hablando con el móvil van más pendientes de si hay un policía cerca para esconder el teléfono.

En cuanto a los detectores de radar, se da una contradicción en la nueva norma. Según ésta, está prohibido su uso, así que los agentes multan a los que lo lleven, pero no se contempla la posibilidad de retirarlos, así que se permite a los conductores que lo portan seguir su camino con el elemento en cuestión.

Los mejores vídeos