Los conductores de Orense, los más prudentes

Para UNESPA, la patronal de las aseguradoras, los conductores de Orense son sus mejores clientes, ya que - según sus cuentas – en esta provincia menos de veinte personas entre un total de mil tienen probabilidad de sufrir un accidente leve. Por el contrario, los vizcaínos son los más "peligrosos": 45 de cada mil conductores puede verse involucrados en un siniestro.

Los conductores de Orense, los más prudentes
Los conductores de Orense, los más prudentes

UNESPA</font color="#0000CC"> ha vuelto a consultar los datos recogidos por su denominado Sistema CICOS, una cámara de compensación entre entidades aseguradoras que gestiona el 70 por ciento de todos los accidentes que se producen en España. Según sus cuentas, los conductores de Orense son "los clientes del trimestre", es decir, los que menos probabilidades tienen de verse involucrados en un accidente leve (sin daño corporal). Estiman que tan sólo un 18,85 de cada mil orensanos puede sufrir un siniestro de este tipo, mientras que en Vizcaya la estadística aumenta hasta el 45 por mil.

Después de los vizcaínos, en el ránking de los conductores con más riesgo de accidente, aparecen los cántabros (un 44,27 por mil) y los malagueños (43,09 por mil). Por el contrario, tras los orensanos, los automovilistas de Teruel (20,13 por mil), Lugo (23,90 por mil) y Cuenca (24,25 por mil) son los clientes que les salen "más rentables" a las aseguradoras.

Madrid: la capital del accidente de tráfico
Durante abril y junio, UNESPA ha contabilizado 412.653 accidentes leves; una vez más, la mayoría de estos siniestros se ha producido en Madrid: 62.500.

En la capital es difícil no encontrarse con un choque, ya que - según la patronal de las aseguradoras - cada dos minutos se produce un siniestro. En Barcelona, esta frecuencia se sitúa en dos minutos y 31 segundos y, en Valencia, cada cuatro minutos y 52 segundos.

En el otro lado de la balanza se sitúa Soria - una ciudad con un parque móvil mucho menor -, donde los accidentes se escalonan cada 185 minutos. La capital castellana "sólo" ha sufrido 708 siniestros durante el segundo trimestre del año.

Los viernes continúan siendo el peor día para circular: durante esta jornada, se registra el 18 por ciento de los accidentes que suceden a lo largo de toda la semana. El más tranquilo, el domingo (un 8 por ciento). De todas formas, la patronal de las aseguradoras confía en que con "la llegada del buen tiempo" disminuya "la siniestralidad leve", ya que el tráfico urbano baja y muchos conductores aprovechan el buen clima para desplazarse en transporte público o a pie.