Los conductores de autobús denuncian la peligrosidad de las paradas de la N-II

Paradas de autobús en los arcenes de la autovía y túneles muy estrechos han hecho que los conductores de Continental Auto protesten seriamente contra unas infraestructuras que consideran muy peligrosas.

La empresa de autobuses sufrirá una huelga de conductores durante los días principales de la Semana Santa. Entre sus reivindicaciones, además de una mejora en sus condiciones laborales, los trabajadores de los autocares han denunciado la peligrosidad de las paradas de la Nacional II y las salidas del nuevo intercambiador de autobuses de Avenida de América en Madrid.
Dicen los conductores que algunas paradas de la carretera de Barcelona están situadas en sitios "increíbles". Denuncian sobre todo las más cercanas a las localidades de Barajas y San Fernando de Henares. En estos lugares, el autobús debe parar en el arcén de la autovía, y luego reincorporase a ella, con el peligro que conlleva esta operación.
En cuanto a las salidas del intercambiador, los chóferes aseguran que los túneles de salida son apenas medio metro más anchos que el autobús, lo que le obliga a circular por ellos muy despacio y con gran precisión. Señalan que, en caso de accidente, los viajeros no podrán salir del coche.