Los concesionarios, preocupados con el futuro

Los concesionarios celebran su XV Congreso en un ambiente de prudencia y preocupación ante el futuro: el descenso de las ventas, las consecuencias de la nueva normativa comunitaria y el futuro del sector son los temas centrales de esta reunión.

Los concesionarios, preocupados con el futuro
Los concesionarios, preocupados con el futuro

Durante estos días, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO) celebra su XV Congreso con la atención puesta en un futuro que se espera con una mezcla de prudencia y preocupación. El año que viene ya no se presenta tan positivo como éste, en el que se producirá, según FACONAUTO, un récord en las matriculaciones. En 2006, las ventas caerán un 2,1 por ciento, hasta situarse en un total de 1.501.719 automóviles. Este descenso se deberá, principalmente, a una retracción de la demanda de particulares y empresas, que caerá un 4,3 y un 4,7 por ciento respectivamente con relación a 2005.En el segmento de los todo terrenos, las ventas seguirán al alza, con un incremento del 4,6 por ciento, hasta alcanzar las 125.308 unidades. Esta bajada de las matriculaciones no preocupa en exceso, por el momento, a los puntos de venta, pues era algo esperado tras la bonanza de este ejercicio. Según la consultora Accenture, los concesionarios de automóviles pueden hacer frente a este descenso en las matriculaciones ofreciendo más de una marca en sus instalaciones o, quizás, concentrándose en vender marcas de lujo, que ofrecen más beneficio por unidad entregada. Para Friedrich Piess, socio responsable de automoción de Accenture, “va a desaparecer el pequeño punto de venta y se verán más grupos concesionarios con mayor capacidad de inversión y más capaces de generar negocio" Las expectativas de los concesionarios son bastante halagüeñas, aunque, según han señalado diversos ponentes en el Congreso de FACONAUTO, es muy importante seguir trabajando y saber adaptarse a los retos del futuro. Para Juan Rodríguez Inciarte, director general del Grupo Santander y consejero delegado de Santander Consumer, los concesionarios ganarán peso frente a los fabricantes de coches gracias a la nueva normativa europea. Al mismo tiempo, la cláusula de localización, que entró en vigor en octubre, no tendrá apenas impacto sobre el sector en España, pues aquellas compañías que quieran establecerse en otros países han de tener una estructura importante y un conocimiento suficiente del mercado en el que aterrizan. No obstante, habrá mercados que serán muy permeables a nuevas empresas de concesionarios por su potencial crecimiento. Éste es el caso de los países del Este, Rusia, Brasil, India y China. Precisamente, China y los países del Este serán los dos mercados que acojan a las grandes empresas que fabrican componentes. Según el ex ministro de Ciencia y Tecnología y ex consejero del Fondo Monetario Internacional (FMI), Juan Costa, el 90 por ciento de las grandes empresas de este sector se trasladarán a China y a los países del Este. Este último mercado resulta más atractivo que China por el mejor nivel de cualificación de una parte de su mercado laboral y por su estabilidad macroeconómica, entre otras razones.En opinión de Costa, la subida del petróleo será fundamental a la hora de diseñar la demanda de los consumidores. Así, los clientes optarán por vehículos con menor consumo y por híbridos, un segmento del mercado apenas desarrollado por los fabricantes. China será en el futuro el mercado de referencia, sobre todo por su potencial de crecimiento. Así, por ejemplo, las ventas se doblarán, pasando de 5,5 millones de unidades a 11,7 en apenas 10 años, por lo que es un emplazamiento ideal para los fabricantes de automóviles. Pero lo que realmente preocupa a concesionarios y fabricantes es la llegada de los coches chinos a nuestro país. Según Pedro Nueno, profesor del IESE Business School de Barcelona y de la China Europe Business International Business School en Shangai, “se tratará de un aterrizaje moderado, no una entrada arrolladora".La competitividad en el Viejo Continente y la calidad de los productos europeos es muy alta, por lo que será difícil que los automóviles chinos consigan, en un primer momento, un gran volumen de ventas. Respecto a su posible impacto en la industria occidental, Nueno no se muestra preocupado, pues “hay industria para rato", asegura, aunque ha señalado que se debe mejorar la gestión financiera de las empresas.Por otro lado, el Consejo de Política Fiscal y Financiera ha aprobado la propuesta del Ministerio de Economía y Hacienda para que las comunidades autónomas tengan capacidad para elevar el Impuesto de Matriculación de un 10 a un 15 por ciento.

Inmediatamente, la patronal ANFAC ha mostrado su rechazo a la medida, alegando que se trata de “una señal muy mala para el exterior en un momento delicado para la industria del automóvil".