Los coches chinos aterrizan en Europa

La industria automovilística europea tiene motivos para preocuparse. China, un país en fuerte crecimiento, ha decidido imitar a Corea y a Japón y comercializará pronto sus coches en el Viejo Continente. El primero en llegar será el Zhonghua, un modelo del tamaño del Opel Vectra, pero que costará la mitad de precio. ¿Soportarán nuestras marcas la competencia?

Los coches chinos aterrizan en Europa
Los coches chinos aterrizan en Europa

El Salón del Automóvil de Leizpig ha asistido este mes al nacimiento de un nuevo automóvil que a buen seguro hará temblar pronto al potente mercado europeo. En esta ocasión, no se trata del último modelo de una gran marca alemana o francesa, ni de un poderoso todo terreno japonés; tampoco de un superdeportivo italiano o de una berlina sueca. Esta vez, el verdadero protagonismo lo ha acaparado un coche chino, de nombre Zhonghua.El modelo, fabricado por la marca Brilliance Auto, llegará este año al mercado del Viejo Continente con un sensacional reclamo: su precio. “Nuestros rivales van a ser coches como el Hyundai Sonata, el Audi A4 o el Opel Vectra, aunque el precio del Zhonghua será un 40 o un 50 por ciento inferior", ha advertido el alemán Alfred Willner, director de Euro Motors, la empresa gibraltareña que importará el modelo.El anuncio ha caído como una losa entre los principales fabricantes europeos, que ya temían desde hace tiempo la llegada de la competencia china. El Zhonghua, asegura Brilliance, se comercializará en el Viejo Continente con un precio inferior a los 22.000 euros, una cifra ajustada teniendo en cuenta el tamaño y características del modelo.De momento, el primer objetivo del fabricante chino es comercializar 5.000 unidades del Zhonghua en 2006 y 20.000 en los ejercicios posteriores. Aunque esta cifra es en principio anecdótica (Hyundai, por ejemplo, matriculó en 2004 más de 46.000 unidades), la amenaza para la industria europea es patente: si el experimento funciona, las marcas del gigante asiático multiplicarán su oferta en el Viejo Continente, una actuación preocupante teniendo en cuenta que todos los estudios alertan de que, de aquí a 2010, China se convertirá en el tercer productor mundial de automóviles.¿Por qué son tan baratos los coches chinos? La respuesta nos llega del director de Euro Motors: “Fabricar en China reduce enormemente los costes de producción. Allí una hora de trabajo en una fábrica de automóviles cuesta 75 céntimos; en Alemania, 28 euros".La esperanza de los principales fabricantes europeos se basa en el probable rechazo de sus “exigentes" clientes a este tipo de automóviles, supuestamente de bastante peor calidad. “Brilliance llega demasiado temprano a nuestro mercado", subraya el analista Asvhin Chotai, de la consultora Global Insight.Para Chotai, la llegada del Zhonghua a Europa revela más “un signo de debilidad que de fortaleza". “En el mercado interior este modelo no funciona bien. Si en 2003 los chinos vendieron 25.600 coches, el año pasado sólo vendieron la mitad, por lo que el problema de fondo responde a una sobreproducción que obliga a las empresas a exportar", concluye.Sin embargo, el vicepresidente de Brilliance, Chi Ye, está absolutamente convencido de la fiabilidad de su producto: “Es un coche perfectamente europeo. Cumple al 100 por ciento con las normas comunitarias y muestra un precio óptimo", ha asegurado.

Imitación de diseños, robo de logotipos, similitud de nombres... China se abre a la automoción de una forma completamente desconocida hasta ahora en la industria: la piratería. El gigante asiático aterrizará en el Viejo Continente con modelos sospechosamente parecidos a muchos vehículos europeos.No te pierdas nuestro reportaje.
La guerra de los coches clone