Los beneficios de Volvo caen cerca de un 90 por ciento

No sólo los fabricantes americanos viven un período de vacas flacas. Volvo ha presentado el balance del primer semestre del año y, según sus cuentas, sus beneficios se han reducido cerca de un 90 por ciento. Los camiones, cada vez menos demandados, han conducido a la compañía sueca a esta drástica reducción.

Antes del verano, los fabricantes reciben sus particulares notas: el balance económico del primer semestre del año. Hoy ha hecho públicas sus cuentas Volvo y sus resultados van a la par de los de sus "compañeros" americanos Ford y GM.

Según la propia compañía, el grupo automovilístico sueco ha obtenido unos beneficios brutos de 52,4 millones de dólares (más de 10.000 millones de pesetas). No hay que dejarse engañar por los ceros, ya que, durante el mismo período del año pasado, las cajas registradoras de Volvo guardaron más de 245 millones de dólares, un 87 por ciento más.

Aunque sus ventas netas no han dejado de crecer (de enero a junio se han comercializado un 53 por ciento más de vehículos), la débil coyuntura económica y la caída de la demanda de camiones en los Estados Unidos han puesto el freno al crecimiento del grupo. No hay que olvidar que Global Trucks, es decir, la división de camiones de Volvo, lleva el peso del 60 por ciento de los ingresos del grupo.