Los beneficios de Nissan Motor Ibérica cayeron en 2000

La presencia de Carlos Goshn en Nissan está promoviendo una oleada de cambios en toda la compañía. Ahora le ha tocado el turno a la filial española, que ha cambiado de Dirección, a la par que se hacían públicos sus resultados del pasado año.

Nissan Motor ha renovado el consejo de administración de su división española, según anunció en la junta de accionistas de la filial, reunida ayer en Barcelona.
El anterior presidente de Nissan Motor Ibérica, Ian Gibson, se ha jubilado, con lo que su puesto será cubierto por Kazuto Koga, quien desempeñaba el cargo de consejero. El nuevo dirigente compaginará esta labor con la de la vicepresidencia industrial de la compañía en Europa.
En esta misma junta se hicieron públicas las cuentas del año 2000 de la empresa española. El ejercicio terminó con un beneficio neto consolidado de 4.373 millones de pesetas, que supone una caída del 41 por ciento respecto a las ganancias cosechadas en 1999, que fueron de 7.430 millones de pesetas.
Según explicó la directiva a los accionistas, el declive se debe a un aumento de las provisiones que el grupo realizó en concepto de inversiones y de prejubilaciones.

Dotación extraordinaria
Entre las primeras, se encuentra una dotación extraordinaria de más de 5.823 millones de pesetas que servirá para amortizar totalmente la maquinaria vinculada a los modelos Patrol y Vanette, que desaparecerán de las líneas de ensamblaje a finales de año. Con esta decisión, Nissan Motor Ibérica afronta 2001 sin esa carga.
Sin esta partida incluida en los resultados de 2000, estos hubieran supuesto un beneficio 10.238 millones de pesetas, un 34 por ciento por encima de los obtenidos en 1999.

Los mejores vídeos