Los beneficios de GM se reducen a la mitad

Las arcas de General Motors han dejado de engordar tan vertiginosamente como en años pasados, pero, aunque sus beneficios se han reducido a la mitad, el gigante de Detroit ha desmentido las agoreras previsiones de los analistas de Wall Street y su descalabro ha sido menor que el de sus más directos rivales, Ford y DaimlerChrysler. Con estas cuentas, GM ya ha anunciado que continuará con su política bautizada como "keep American rolling" ("mantener a América girando"). Pero, qué ocurrirá con el resto del mundo.

Los beneficios de GM se reducen a la mitad
Los beneficios de GM se reducen a la mitad

Desde su sede de Detroit, GM ha publicado el balance de su último trimestre, unos datos que demuestran que sus beneficios han caído un 54 por ciento respecto al mismo período del año anterior. Si en 2000 ganaba más de 150.000 millones de pesetas (829 millones de dólares), este año se ha tenido que "conformar" con menos de 71.000 (385 millones de dólares).

Aunque el deterioro de sus arcas ha sido importante, no es tan acentuado como pronosticaban en Wall Street (los analistas norteamericanos llegaron a asegurar que reduciría sus beneficios un 71 por ciento). Además, no hay que olvidar que, en estos tres últimos meses, GM ha tenido que hacer frente al cierre de su factoría de Canadá y a la pérdida de la unidad electrónica de la planta californiana de Hughes, por lo que ha tenido que desembolsar 753 millones de dólares (más de 13.870 millones de pesetas).

En este período, en el que los norteamericanos empezaban a mostrarse recelosos de acudir a los concesionarios, los atentados terroristas del pasado 11 de septiembre han venido a dar la puntilla. Eso sí, GM parece que ha sabido reaccionar correctamente y, con su campaña de "Keep American Rolling" ("mantener América girando", un programa que ofrece intereses a coste cero a los compradores). Además de relanzar sus ventas, ha conseguido poner, aún más, a sus rivales frente a las cuerdas.

Así, ayer, ya anunciaba que mantendrá esta favorable financiación durante, por lo menos, un mes más. Pero, qué pasa fuera de sus fronteras.

Recortes en Europa, mientras América sigue girando
Durante el último trimestre, GM ha perdido 287 millones de dólares (52.864 millones de pesetas) en Europa, mientras que, durante el mismo período de 2000, éstas eran de 181 millones de dólares.

En el Viejo Continente no hacen falta gestos patrióticos y el fabricante estadounidense acaba de diseñar el programa "Olympia", que ya han empezado a aplicar sus filiales europeas, entre ellas Opel. El objetivo es reducir en un 15 por ciento su producción europea para volver a los beneficios en 2003.

La planta española de Opel en Figueruelas (Zaragoza) no perderá sus inversiones, pero en Alemania ya se han anunciado el cierre de la planta de Bochum y el recorte de la plantilla total del país.

El "debilitamiento" de Brasil
En América Latina el cambio es muy drástico: mientras que, en este período de 2000, sus beneficios llegaban a los 31 millones de dólares, este año se han cosechado números rojos (pérdidas de 6 millones de dólares).

Para el presidente del grupo, Rick Wagoner, la economía de la región se ha visto afectada por la "inestabilidad en Argentina y el debilitamiento de Brasil, el mercado más importante de automóviles en la zona".

Asia y Pacífico, aires frescos para GM
Por otra parte, la región de Asia y Pacífico comienza a convertirse en todo un filón. Allí, ha conseguido unos beneficios de 60 millones de dólares en los tres últimos meses, cuando en 2000 obtuvo pérdidas valoradas en 10 millones de dólares.

Además, GM acaba de sellar la compra de Daewoo, lo que los analistas describen como "una gran puerta de acceso a oriente".