Los beneficios de General Motors caen un 74 por ciento

La propia General Motors ha confirmado lo que era un secreto a voces: este año va a ser muy duro para el mayor grupo automovilístico de todo el mundo. Según su balance, entre abril y junio, sus beneficios se han recortado un 74 por ciento. El gigante norteamericano se tambalea y busca una cabeza de turco para sanear sus cuentas. Sobre sus filiales europeas ya sobrevuela la sombra de los despidos.

El segundo trimestre del año se cierra con un balance poco favorable para General Motors, pero los analistas esperaban que el bache fuera aún mayor. Durante los últimos tres meses, GM ha obtenido ganancias de 477 millones de dólares (92.538 millones de pesetas), mientras que en el mismo período del año pasado sus arcas sumaron 1.750 millones de dólares (338.911 millones de pesetas).

La caída de ventas en EEUU (se ha comercializado un 12 por ciento menos que en 2000), las pérdidas de 111 millones de dólares en operaciones en otros continentes y la inyección económica de 133 millones destinados a Isuzu, su filial japonesa, han provocado este declive multimillonario.

Eso sí, todo depende del cristal con que se mire. Para el presidente del grupo, Jack Smith, estos resultados son "razonablemente sólidos para asegurar niveles apropiados de inventarios".

Sólo en América del Norte, su mercado natural, las ganancias de esta multinacional han pasado de 1.410 millones de dólares a 521. En Europa, los beneficios no han sufrido una disminución tan drástica (si en 2000 conseguían 166 millones, durante este trimestre se han tenido que conformar con 154), pero el Viejo Continente será el peor parado en la inminente reestructuración del grupo.

General Motors ya anunció hace seis meses el recorte de unos cinco mil puestos de trabajo en Europa - el 6 por ciento de la plantilla de la compañía en esta zona -, pero los analistas afirman que se trataba sólo de un aperitivo.

Opel, Vauxhall y Saab se encuentran en el ojo del huracán. El presidente de la primera de estas filiales europeas, Carl-Peter Foster, ya ha comunicado que, en septiembre, se tomarán nuevas medidas de saneamiento.

No todo son malas noticias para General Motors, porque, según su balance, cuenta con mercados florecientes lejos de su fronteras. La zona de Asia y Pacífico, en donde el año pasado perdió 123 millones de dólares, ha abandonado los números rojos y ha cosechado unos beneficios de 12 millones de dólares. Además, en América Latina, Oriente Medio y África, GM ha aumentado sus ganancias y se ha embolsado 31 millones de dólares, 21 más que en el mismo trimestre del año anterior.

Los mejores vídeos