Los automovilistas españoles prefieren los coches híbridos a los eléctricos

El 52,5% de los conductores españoles asegura que su próximo vehículo seguirá teniendo motor de combustión, mientras que el 33,7% afirma que optará por un coche híbrido y sólo un 27,1% estaría dispuesto a valorar la posibilidad de adquirir un automóvil eléctrico.

Así se desprende de un estudio realizado por el RACC, que concluye que el 80% de los conductores españoles considera que pasarán diez años como mínimo antes de que el número de coches eléctricos supere el de automóviles de combustión. Además, seis de cada diez entrevistados consideran que se debería apostar antes por los vehículos híbridos que por los eléctricos.

El informe indica que para la mayor parte de los automovilistas la principal ventaja del coche eléctrico es la reducción de la contaminación, citada por el 92% de los encuestados, seguida de la disminución del ruido.

En cambio, entre los inconvenientes de este tipo de vehículos destaca el precio: un 61% de los automovilistas cree que los coches eléctricos no son asequibles. Otros problemas mencionados son el acceso a las estaciones de recarga o la duración de la batería.

En comparación con otros países, los españoles tienen un menor conocimientos de los vehículos eléctricos. Además, los conductores nacionales conceden mayor importancia a aspectos como el precio o la red de recarga.

En su estudio, el RACC recuerda que las matriculaciones de vehículos eléctricos sumaron hasta agosto 783 unidades, de las que 213 correspondieron a turismos, lejos del objetivo de 20.000 unidades establecido por el Ministerio de Industria para todo 2011.