Los atascos le salen caros a Europa

Los atascos representan una sangría en las arcas de la Unión Europea, en concreto se llevan el dos por ciento de su Producto Interior Bruto. Por eso, el Ejecutivo comunitario se ha fijado como uno de sus principales imperativos fomentar el sistema comunitario de transportes.

Los atascos le salen caros a Europa
Los atascos le salen caros a Europa

Cada día, un europeo cualquiera se desplaza una media de 35 kilómetros, el 75 por ciento de este trayecto lo cubre en automóvil. Si multiplicamos estas cifras por el número de miembros de la UE, el resultado es bastante sencillo: el gran atasco.

Además de un engorro para los usuarios, las retenciones viarias suponen un gran varapalo a la economía comunitaria. Según datos de la Dirección General de Investigación de la Comisión Europea, estas congestiones tienen un coste equivalente al dos por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea.

El transporte por carretera "chupa" el 32 por ciento del combustible que consumen los quince países comunitarios y causa 42.000 muertos al año.

Para acabar con estos números, la UE estima que debe potenciar su sistema de transportes comunitario, ya que, sólo durante el año pasado, la circulación de vehículos de pasajeros por sus carreteras ha pasado a 170 millones de unidades, lo que supone un incremento del 178 por ciento respecto a la cifra registrada hace tres décadas.

Desde hoy hasta el próximo jueves, 6 de junio, se reúne en Valencia el Congreso de Transporte de Superficie para un Desarrollo Sostenible, en el que se discutirán todos estos aspectos.