Los Ángeles acoge la versión definitiva del Crossfire

El consorcio germanoestadounidense DaimlerChrysler exhibe en el Salón Internacional de Los Ángeles su principal apuesta para 2003, el Chrysler Crossfire.

El Crossfire es ya una realidad. Más de medio año ha transcurrido desde que Chrysler anunció su producción en serie. Por fin, tras pasar por varios salones como coche de concepto, el coupé deportivo de la firma americana aparece tal y como será comercializado a comienzos de 2003. Salvo ligeros retoques, la versión presentada hoy como primicia mundial en Los Ángeles puede considerarse como la definitiva. El atractivo vehículo es fruto de la colaboración entre las firmas Mercedes y Chrysler, ambas pertenecientes al Grupo DaimlerChrysler, pero, sobre todo, una apuesta personal de los antiguos directivos de la primera compañía y ahora presidente y director ejecutivo de la segunda, Dieter Zetsche y Wolfgang Bernhard.

Su importancia radica no sólo en que el 39 por ciento de sus componentes, incluido su motor y suspensiones, han sido prestados por Mercedes, sino también en que ha sido el primer proyecto de los dos directivos alemanes desde que rigen los destinos de Chrysler.

Se trata por tanto de la punta de lanza del consorcio formado en 1998, del primer vehículo de DaimlerChrysler construido como tal, tratando de aprovechar las sinergias de grupo. Así, será fabricado en Alemania, concretamente en la planta del especialista Karmann, donde también se ensambla en Mercedes CLK, pero utilizando la enseña y el diseño de la marca americana.

El Crossfire definitivo mantiene varios de los "toques de distinción" que caracterizaban al coche de concepto que le preludió en varios salones internacionales. Lo más significativo es la decorativa "espina dorsal" que recorre el vehículo desde la parrilla hasta el tubo de escape. También se han incluido ligeras modificaciones para su explotación comercial, tales como una ventana trasera más amplia y un alerón trasero oculto, que se despliega cuando se circula a más de 80 km/h.

El motor pertenece a Mercedes y tiene 3,2 litros de capacidad, seis cilindros en V y rinde 215 CV. Combinará con una caja de cambios manual de seis velocidades o automática de cinco.

Los mejores vídeos