Los analistas sugieren a DC que se lo tome con calma

Un DaimlerChrysler muy confiado exhibía la casi milagrosa recuperación de su filial americana, que le ha permitido volver a ganar dinero en el primer trimestre de 2002. Los analistas se muestran mucho más desconfiados y advierten al fabricante que los próximos meses serán muy duros.

"Precaución" y "escepticismo" son las palabras que más suenan entre los más prestigiosos analistas consultados por la agencia Reuters. DaimlerChrysler ha conseguido meter en cintura a su filial norteamericana, Daimler, mediante una dura política de despidos, cierre de fábricas y descuentos casi insostenibles, pero ahora... ¿qué?.

Un buen 2002 no significa necesariamente que el año 2003 sea igual, aseguran algunos. DC, por su parte, confía en que la demanda se recuperará durante el segundo semestre del año, Daimler continuará su saneamiento y Mercedes seguirá como valor seguro de la marca.

La multinacional germanoestadounidense no se anda con faroles. El pasado mes de febrero, cuando las condiciones del mercado eran aún más inciertas, anunció que volvería a los beneficios y así fue, pero éstos eran inferiores a lo que había previsto un año antes.

Por eso, algunas consultoras como JP Morgan aseguran que "Chrysler continuará ganando dinero muy por encima de las expectativas del mercado". Eso sí, no todos se muestran igual de confiados.

Por un lado, la compañía debe sobrevivir a la presión de GM (que lleva meses manteniendo una política de descuentos casi suicida) y a la llegada de las marcas japonesas, que poco a poco le han ido comiendo terreno. Además, los analistas aseguran que la próxima normativa sobre control de emisiones supondrá todo un reto para los fabricantes.