Los Agentes de la Movilidad, ya en la calle

Acompañados de policías veteranos, los primeros nuevos agentes de circulación comenzaron ayer a ordenar, señalizar y regular el tráfico de Madrid. Sin experiencia, pero con la lección bien aprendida, los denominados Agentes de la Movilidad ya se han enfrentado a los habituales colapsos matutinos de la capital. Los refuerzos, otros 550 miembros de este cuerpo, se incorporarán al trabajo a finales de año.

La policía no regulará el tráfico en Madrid
La policía no regulará el tráfico en Madrid

Los nuevos Agentes madrileños de Movilidad ya se han estrenado para sorpresa de numerosos conductores. Los primeros 148 miembros de este cuerpo de vigilancia se pueden ver ya, desde ayer, en las calles más conflictivas de la capital con el objetivo de acabar, de una vez por todas, con la doble fila, el mal estacionamiento o la invasión del carril bus.Según fuentes del Ayuntamiento, “los nuevos agentes no han tenido ninguna incidencia. Los conductores, en su mayoría, han acatado sus decisiones, aunque siempre hay alguien que se salta las normas. No obstante, y aunque ya se han dejado notar, aún es pronto para hacer balance. Habrá que esperar un cierto tiempo para obtener datos y poder valorar". De momento, estos primeros agentes de circulación actúan en período de prácticas, acompañados de un tutor de la Policía Municipal. Eso sí, son fácilmente reconocibles por su chaleco de color amarillo reflectante, el uniforme azul marino, la gorra de béisbol y el silbato siempre en la boca.Las funciones específicas de este nuevo cuerpo son las de ordenar, señalizar y regular el tráfico dentro de la ciudad. Para ello, disponen de la misma capacidad sancionadora que un policía municipal, aunque ninguno de los nuevos funcionarios portará armas de fuego.Los primeros miembros del cuerpo de Movilidad actuarán hasta finales de año entre las 7:00 y las 22:30 horas. Las zonas de la ciudad que ya vigilan son las de mayor densidad circulatoria: paseos del Prado, Recoletos y Rosales, las ronda de Bailén, las plazas de España, Callao y Cibeles, además de la Red de San Luís y la glorieta del emperador Carlos V.