Los accidentes causan 741.000 afectados anuales

Las compañías aseguradoras atendieron en 2003 a 741.000 víctimas de accidentes de tráfico, entre fallecidos, heridos y lesionados, según ha revelado la presidenta de la patronal de las aseguradoras, Pilar González de Frutos.

Accidentes yendo al trabajo: guía básica
Accidentes yendo al trabajo: guía básica

Ese mismo año -el último del que se tienen datos-, según ha revelado UNESPA, el Seguro español destinó 3.500 millones de euros para atender e indemnizar a las víctimas y lesionados por accidentes de tráfico, lo que equivale a medio punto del PIB español. Estos datos serán ofrecidos en el I Congreso de “Los accidentes de Tráfico y la Justicia, presente y futuro", que se celebra estos días en Aranjuez, dentro de la ponencia “La función social del seguro: el daño corporal en accidentes de tráfico".La presidenta de UNESPA ha valorado la importancia del Seguro en la sociedad, pues “si el dinero que compensa a las víctimas de tráfico no lo pagara nadie, es decir, si no hubiera un seguro, el impacto en la última década en términos reales supondría que la economía española habría crecido un cinco por ciento menos". Esa labor es útil no sólo para los agentes individuales, sino para la economía en su conjunto.Los accidentes tienen un fuerte impacto en la situación económica, pues “tres de cada cuatro personas muertas en siniestros de circulación en España tenían entre 15 y 64 años", es decir, eran personas activas y la mayoría formaba parte del mercado laboral.UNESPA ha hecho hincapié en que cualquier persona con carné de conducir puede causar un siniestro, si bien “el primer año es especialmente crítico, ya que los accidentes que provocan los conductores noveles son un 50 por ciento más graves que la media".González de Frutos ha justificado los 741.000 víctimas de las que habla, pues de “cada muerto o herido que existe en las estadísticas oficiales de accidentalidad, hay casi cinco que no figuran, muchos de ellos, probablemente, porque pueden no ser propiamente heridos a los ojos de la sociedad, pero sí del seguro, porque comprobar que alguien no tiene nada también tiene un coste".