Lincoln deja de fabricar su Blackwood, una furgoneta de todo lujo

A la búsqueda de un público menos encasillado, Lincoln se lanzó a la aventura de los denominados "crossover", unos vehículos que fusionan características tan dispares como las que puedan poseer un descapotable, una limousina o un todo terreno. El resultado fue el Blackwood, una especie de furgoneta a todo lujo que ha resultado un fiasco para la marca de Ford.

Lincoln deja de fabricar su Blackwood, una furgoneta de todo lujo
Lincoln deja de fabricar su Blackwood, una furgoneta de todo lujo

Ford ha anunciado que dejará de producir el Lincoln Blackwood, una noticia que llega un año antes de lo previsto motivado por la mala acogida de este vehículo. La compañía norteamericana siempre ha asegurado que el Blackwood era lo que ellos denominan un "vehículo nicho", para un grupo muy reducido de clientes, pero ni siquiera a éstos ha parecido llegar este modelo. Desde noviembre no ha logrado vender más de 400 unidades y había fabricado más de 1.000.

Demasiado exclusivismo: se trataba de una especie de furgoneta con todo tipo de detalles lujosos en su interior. Además, su configuración técnica (tracción trasera) impedía usarla fuera de las carreteras.

Su capacidad de carga también se veía mermada, ya que, a pesar de tener doble cabina y una enorme capacidad, estaba realizada de aluminio pulido y enmoquetada, por lo que muchos se mostraban más que reticentes a destinarlas al transporte de mercancías. El precio también era todo un lastre: 53.000 dólares (60.299 euros; 10.033.000 pesetas) y sólo se vendía en negro con incrustaciones de madera a los lados.