Límite de velocidad común en Europa, misión "casi" imposible

La vieja disputa por intentar establecer un límite absoluto de velocidad en toda la Unión Europea vuelve a estar de actualidad. En esta ocasión, Louis Schweitzer, presidente de Renault, es quien ha exigido a la Comisión una normativa al respecto, a pesar de que muchos Estados, y una gran parte de la industria, se oponen a esta medida.

Louis Schweitzer, presidente del fabricante automovilístico Renault, ha pedido que se establezca un límite de velocidad común en toda Europa, algo que la Comisión ya estudió en su momento y que en estos instantes la normativa comunitaria en materia de seguridad vial no contempla.

"Todos los países del continente deben tener un límite absoluto de velocidad, que tendría que ser igual. Da lo mismo que éste se cifre en 130 ó 140 kilómetros por hora, eso se puede discutir, pero lo ideal sería implantar lo antes posible el límite común en toda Europa", ha declarado Schweitzer, en una entrevista divulgada por la emisora "Radio Classique".

Bruselas hace algunos meses se mostró dispuesta a fijar un límite de velocidad común para todos los Estados miembros, ante el elevado número de víctimas producidas por accidentes de tráfico en toda la UE. Sin embargo, esta medida, que la Comisión propuso siempre y cuando los excesos de velocidad se redujeran en todos los países, contó con numerosos detractores dentro de la industria automovilística europea.

De hecho, sólo con echar un vistazo a la normativa de los diferentes Estados miembros se entiende la dificultad de llevar a cabo este propósito. Una mayoría de naciones tiene fijado el límite en 120 kilómetros por hora, tal es el caso de España; pero, ni mucho menos, es lo que se refleja en todos los países: Suecia y Dinamarca, por ejemplo, lo tienen cifrado en sólo 110 kilómetros por hora; Francia y Austria, en 130; igual que en Italia, donde, sin embargo, ya se ha anunciado que a partir del 1 de enero se subirá el límite a 150 km/h; Alemania, por su parte, es el país más permisivo en esta materia, al no tener fijado ningún límite de velocidad en sus autopistas.

Un mercado a la baja
Por otra parte, Louis Schweitzer aprovechó también la entrevista concedida a la emisora francesa para evaluar las condiciones en las que se encuentra el actual mercado automovilístico. Para el presidente de Renault, "no se puede hablar de un hundimiento, sino de una baja que está muy vinculada a la economía general".

"La regla intuitiva es que cuando el crecimiento económico es del 2 por ciento, el mercado se mantiene estable, cuando es superior a esta cifra, crece y cuando es inferior, disminuye. Si se mira a largo plazo, esta regla es bastante real", señaló el máximo mandatario de la firma.