Libertad para los dos sindicalistas de Seat detenidos en un piquete ante la fábrica

Los Mossos d'Esquadra han dejado en libertad a dos delegados sindicales de Seat, uno de CC.OO. y otro de UGT, después de que les detuvieran el mediodía de este miércoles por agredir presuntamente a un agente fuera de servicio durante un piquete en la fábrica en la huelga general del 29 de marzo.

Según han explicado fuentes sindicales a Europa Press, la policía catalana les ha arrestado mientras estaban trabajando hacia las 13.00 horas, les ha esposado alegando que estaban detenidos 'por la acusación de un mosso' y les ha trasladado a la comisaría de Martorell.

Los detenidos no han querido declarar en sede policial porque no han reconocido los hechos de los que se les acusa, ha señalado en declaraciones a Europa Press el secretario de industria de CC.OO. de Barcelona, Javier Pacheco.

Según un comunicado de la policía catalana, a los arrestados, José Antonio J.O., vecino de Esparreguera de 40 años, y José Javier E.M., vecino de L'Hospitalet de Llobregat de 48 años, se les han imputado delitos de atentado contra agentes de la autoridad, daños, coacciones y una falta de lesiones.

Los hechos sucedieron presuntamente a las 07.00 horas de la jornada de huelga general cuando los delegados sindicales participaban en un piquete informativo en la rotonda ante el polígono industrial de Abrera (Barcelona), llegando a cortar la circulación para evitar que los trabajadores fueran a trabajar.

Según los Mossos, el agente agredido iba a trabajar cuando se encontró con el piquete y, tras identificarse como policía, recibió un puñetazo a través de la ventana, además los sindicalistas también dañaron su coche.

El objetivo de las detenciones de representantes sindicales --ya se ha detenido a tres personas-- es, según Pacheco, 'condicionar la voluntad de movilización contra los recortes' con un excesivo seguimiento de los piquetes.

También ha criticado la detención que, a su juicio, se ha producido 'como si fueran delincuentes comunes', ya que en vez de enviarles una citación judicial se les ha arrestado en su puesto de trabajo sin previo aviso.