Las ventas estadounidenses caen un 5 por ciento

La industria automovilística norteamericana no termina de arrancar. Las cifras de este mes de julio han sido peores de lo que habían estimado los peores augurios. Así, las ventas de vehículos cayeron un 5 por ciento (un 9 por ciento menos los turismos y un 1 por ciento menos los camiones).

Los principales sostenedores de las ventas estadounidenses, los tres grandes norteamericanos, sufrieron en sus carnes el amargo sabor de unos números negativos. El peor regusto lo tuvo Ford, que ha visto cómo sus ventas caían en un 14 por ciento respecto a julio del año pasado.

La marca del óvalo ha sido castigada en todos sus frentes. Tanto camiones como turismos obtuvieron descensos en las ventas de más de un 10 por ciento. Sus marcas norteamericanas (léase Mercury) y "extranjeras" (Jaguar y Mazda) también vieron decrecer sus matriculaciones en el séptimo mes del año.

Las únicas buenas noticias para el segundo fabricante mundial llegaron por los buenos resultados de Volvo, que aumentó sus matriculaciones en un 31 por ciento, y por la gran acogida que está teniendo su todo terreno estrella: el Ford Explorer. A pesar de lo dañado de su imagen y de estar envuelto en centenares de juicios que lo responsabilizan de ser tendente al vuelco, el modelo de Ford obtuvo su segundo mejor resultado en 11 años.

GM, esperanzado a pesar de todo
El primer fabricante mundial, General Motors, ha hecho público un descenso en las ventas del 9 por ciento. Pero este resultado ha sido bastante eclipsado por los buenos números que han logrado los todo terrenos, pick-ups y camiones ligeros de la marca. Los esfuerzos de GM por dar un espaldarazo a este segmento del mercado han sido recompensados con un incremento de las matriculaciones del 2 por ciento. Según fuentes del grupo, el crecimiento de este segmento es una buena noticia, "ya que este sector supone el 56 por ciento de las ventas al por menor".

El menos "damnificado" por la caída de las ventas en Estados Unidos ha sido Chrysler. El brazo norteamericano de DaimlerChrysler vio únicamente cómo vendía un 3 por ciento menos que en julio de 2000. Muchas gracias por este dato deben dar los directivos de la marca a su gama de monovolúmenes y al nuevo Jeep Liberty, que están teniendo una muy buena acogida entre los norteamericanos.

Europa sonríe
El total de vehículos asiáticos vendidos en julio fue casi idéntico a los del año pasado. Sin embargo, las marcas orientales sufrieron desigual fortuna. Mientras Toyota ( 5,8 por ciento, su mejor julio en Estados Unidos) o Daewoo ( 71 por ciento) alegraban sus rostros, otras marcas como Nissan (-17 por ciento), Honda (-6 por ciento) o Mitsubishi (-24 por ciento) debían fruncir el ceño.

Julio fue un buen mes para los fabricantes del Viejo Continente. Las ventas de vehículos fabricados por europeos aumentaron en un 11 por ciento, gracias al empuje de las marcas alemanas. Mercedes, Volkswagen, Audi y BMW crecieron en matriculaciones, destacando las dos últimas con porcentajes superiores al 20 por ciento.