Las ventas de enero en EE.UU. castigan a las marcas locales

Las ventas de automóviles en Estados Unidos durante el mes de enero han caído un 5,2 por ciento, aunque el peor trago ha sido para las compañías norteamericanas, que han sufrido un descenso en las matriculaciones del 10,8 por ciento, algo más de lo esperado.

Las ventas de en los Estados Unidos continúan una clara tendencia hacia el incremento de matriculaciones de los automóviles de marcas extranjeras y el descenso en la adquisición de productos nacionales.

Así, aunque las ventas totales de coches en el mes de enero cayeron un 5,2 por ciento, los fabricantes europeos y orientales registraron un incremento en las matriculaciones. De esta manera, las alemanas BMW, Mercedes y Volkswagen han visto como sus matriculaciones subían en un 19, 16 y 6 por ciento, respectivamente, destacando las ventas del Passat, que se incrementaron en un 65,2 por ciento.

Las compañías automovilísticas orientales también han reflejado buenos resultados. Ejemplo de ello es Mitsubishi, con un alza del 20 por ciento, o Toyota y Nissan, con unos aumentos del 7 y 8 por ciento, respectivamente. Caídas reflejaron, entre otros, Honda (-1,5 por ciento) y Audi (-2,5 por ciento).

Sin embargo, más drásticos fueron los descensos de "las tres grandes de Detroit". La peor parte se la ha llevado el mayor fabricante mundial, General Motors, que ha visto cómo sus matriculaciones descendían en un 13 por ciento. Los otros dos principales fabricantes estadounidenses cayeron en sus ventas en un 10,4 (Ford) y en un 9 por ciento (Chrysler).

Las empresas fabricantes norteamericanas han justificado este descenso, mayor que el pronosticado por los analistas de Wall Street, alegando que se han visto afectadas por el fuerte desplome en las adquisiciones de automóviles por parte de las compañías de alquiler y por el fin de la promoción que ofrecía financiación sin intereses en la compra de vehículos nuevos.