Las ventas de coches de segunda mano crecieron un 37,1 por ciento en marzo

El mercado español de vehículos de segunda mano confirmó en el mes de marzo su tendencia de crecimiento, al cerrar el mes con 177.500 operaciones, cifra que supone un incremento del 37,1 % respecto al mismo mes del ejercicio anterior.

Estos son datos elaborados por la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

Una vez cerrado el primer trimestre de 2011, las ventas de vehículos usados en España ascendieron a 431.359, un 26,1 % más que en el mismo periodo de 2010.

Estos datos están muy alejados del comportamiento que están teniendo las ventas del vehículo nuevo, que en marzo cayó un 29,1 %, mientras que en el acumulado del año la caída fue del 27,2 %.

En el primer cuarto de este año se han vendido dos coches de segunda mano por cada nuevo.

Una parte importante de la actividad del mercado español del automóvil se concentra en el arranque del año en el vehículo usado, que está siendo la primera opción para muchas familias a la hora de adquirir su coche, ya que es más barata y asequible, entre otras cosas, a la hora de acceder a su financiación.

Ante el retroceso de las ventas de coches nuevos, los concesionarios están centrándose en impulsar el nicho de actividad del vehículo de ocasión, de ahí que las operaciones hechas por los profesionales supongan ya casi el 44 % del mercado.

Por su parte, las adquisiciones hechas en el canal de particulares acaparan el 52,8 %, las de 'rent a car' un testimonial 1,8 % y las importaciones un 1,45 %.

Respecto a la edad, este primer trimestre confirma un despegue de las ventas de coches de 0 a 5 años, que son ya un 34,6 % del total, debido sobre todo a que las 'automatrículas' y los 'kilómetro 0' están llegando a este mercado.

Sin embargo, Faconauto considera que sigue siendo igual de preocupante el peso que han adquirido las transferencias de coches con más de diez años, que suman un 37,2 % del total.

Estos vehículos, que hace unos meses acababan achatarrados gracias al Plan 2000E, ahora siguen en circulación, con las implicaciones negativas que ello tiene respecto a la seguridad vial y las emisiones al medio ambiente.