Las ventas crecen con fuerza en Estados Unidos

El tremendo choque que supuso la jornada del 11 de septiembre ha empezado a ser superado en Estados Unidos. Acaban de conocerse los datos de ventas de vehículos nuevos en octubre y, a falta de los últimos cómputos, son realmente esperanzadores. Las tres grandes compañías aumentan notablemente sus matriculaciones y las cifras suben de forma general y consistente.

Las ventas crecen con fuerza en Estados Unidos
Las ventas crecen con fuerza en Estados Unidos

A primera vista, este éxito de ventas es consecuencia directa de la combativa política de precios puesta en práctica tras los atentados. Las grandes empresas lanzaron un programa de venta a crédito con interés cero para ganarse la confianza de los consumidores, muy deteriorada tras los ataques terroristas del 11 de septiembre.

A corto plazo, el plan ha sido un éxito rotundo. En total, se vendieron 1.726.608 vehículos, un 24 por ciento más que hace un año. De ellos, 826.422 son coches, un 19 por ciento más que en octubre de 2000. Los camiones y todo terrenos sumaron 900.186 matriculaciones, un impuso radical que supone un 30 por ciento por encima de lo que se vendió en el mismo mes del año pasado.

Entre las tres grandes marcas, Ford, GM y DaimlerChrysler han logrado colocar en el mercado 1.156.187 vehículos, un 27 por ciento más. En cuanto a las marcas extranjeras, también hay buenas noticias. Las asiáticas suben un 24 por ciento con casi medio millón de unidades vendidas; las europeas llegan a las 93.957, un 2 por ciento más que en octubre de hace un año.

En el acumulado interanual, las ventas siguen por debajo de las registradas en 2000. En total, los 14.533.210 vehículos vendidos hasta ahora representan un tres por ciento menos de los que se había vendido hasta estas fechas del año pasado.

Sólo en coches, con casi 400.000 unidades menos, el descenso es dl 5 por ciento. Sin embargo, parece que el número a final de año estará por encima de los 16 millones, una cifra que, para los expertos, es testimonio de buena salud en el sector.

Otros observadores son pesimistas y miran al corto plazo. En ese panorama, los programas de interés cero acaban dentro de dos semanas. Se teme que, tras ellos, las ventas vuelvan a caer y la depresión gane fuerza para 2002.

El record de Ford
En medio de la generalizada crecida de ventas, hay que destacar el importante record de ventas que ha logrado Ford. La atribulada marca del óvalo, castigada a lo largo del año por crisis, caída de ventas y escándalos, ha logrado vender nada más y nada menos que 400.893 vehículos, un 36 por ciento más que en octubre de 2000. Este dato supone una marca histórica en las ventas mensuales de la compañía.

En lo que toca a las marcas de turismos, incluidas Volvo y Jaguar, Ford vendió un 35,7 por ciento más. Pero destaca sobre todo su Pick-up de la serie F, que se ha convertido en el "best-seller" por antonomasia. En octubre, se han vendido ni más ni menos que 102.424 unidades, 10.000 más que en el mismo mes de hace un año.

General Motors también ha cerrado un mes de lo más positivo. Sus operaciones de venta han crecido un 31 por ciento en octubre, con unas ventas totales de 554.652 unidades despachadas, su mejor cifra desde 1.986.

DaimlerChrysler, por su parte, no se ha quedado atrás. Sus ventas han crecido un cinco por ciento, pese a que ha comercializado sólo 48.340 turismos, un 2 por ciento menos. Sin embargo, los todo terreno y camiones han incrementado su presencia en un siete por ciento, con 161.138 unidades vendidas.

Entre las europeas, destaca el aumento de Volkswagen, que ha vendido un 10 por ciento más. En total, durante octubre, logró colocar en aquel mercado un 30.032 unidades. Su vehículo más vendido es el Jetta y, en lo que va de año, han matriculado ya casi 300.000 coches.

También es llamativo el empujón de Toyota, la que más ha crecido entre las extranjeras presentes en Estados Unidos. La firma japonesa, con 164.084 unidades, aumenta su fuerza comercial en un 27 por ciento.

Las heridas de la batalla
Evidentemente, a nadie le amarga un dulce. Para los tres grandes colosos de Detroit, esta recuperación de las ventas es un soplo de aire fresco en un momento de durísima crisis. Sin embargo, no ha sido fácil lograrlo. Para llegar aquí se han dejado la piel en el camino y muchos analistas creen que este esfuerzo se pagará caro.

Vender sin intereses es muy arriesgado, sobre todo en plena guerra comercial. Los costes de marketing y financiación se han disparado y las ganancias por las ventas de cada coche caerán en unos 2.000 dólares, unas 350.000 pesetas.

Algo sucede cuando las ventas de las marcas americanas necesitan de estos programas de incentivos para salir a flote mientras que las marcas europeas y asiáticas, sin planes de interés cero, flotan y navegan sin ningún problema.

Los responsables de las marcas saben que los tiempos difíciles no se han acabado. Tienen que reajustar muchos puntos en sus programas de trabajo. Se mira con temor al año 2003, cuando expire el convenio firmado con los sindicatos para no cerrar factorías. Algunos expertos creen que será ahí cuando realmente lleguen los recortes necesarios para volver a la rentabilidad. Mientras tanto, marcas como Ford ya han avisado de que les costará mucho presentar beneficios.

Los mejores vídeos