Las petroleras sacan oro del gasóleo

En un año, las petroleras han logrado duplicar los beneficios que logran por la venta de cada litro de gasóleo. Si hace un año obtenían 8,9 pesetas, ahora, cada litro expendido les reporta 18,5 pesetas.

Para explicar este cambio hay que echar un vistazo a la situación internacional del petróleo. Con las tarifas del barril en caída libre, las petroleras pagan mucho menos por una materia prima que, una vez refinada, se vende a precios poco menores que los anteriores a la gran bajada del crudo.

En las últimas dos semanas, ante el clamor popular, las compañías accedieron a rebajar algo el precio de sus gasóleos, que ahora están sobre las 108 pesetas por litro.

Lo mismo sucede con la gasolina sin plomo, cuyo margen bruto por litro (diferencia entre el coste internacional y el precio antes de impuestos) ha crecido un 74,4 por ciento en un año.

La cotización internacional de los hidrocarburos baja lenta, pero continuamente. La tonelada de gasolina y gasóleo hacía tiempo que no costaba tan poco, con lo que comprar en los mercados internacionales es un chollo actualmente.

Así, como el precio del petróleo y el combustible en bruto bajan más que el precio de venta final, condicionado por los impuestos, los márgenes de beneficio crecen.

Es decir, que todavía queda espacio para que los precios de los carburantes bajen más.

Los mejores vídeos