Las nuevas tecnologías distraen a los conductores

El uso de los teléfonos móviles y de los sistemas de guía por satélite (GPS) son causas de accidentes que han aparecido en las carreteras españolas en los últimos años.

El espectacular crecimiento del número de teléfonos móviles en España durante los últimos años es un nuevo factor de riesgo en nuestras carreteras. Hasta ahora sólo estaban permitidos los móviles del tipo "manos libres", aquellos que están dotados de unos auriculares y un micrófono externo al teléfono. Los ¿manos libres¿ permiten utilizar ambas manos y por ello no se consideraban peligrosos para la conducción.
Esta excepción en el mundo de la telefonía móvil tiene los días contados. El Parlamento aprobará el próximo año la nueva Ley de Seguridad Vial, que recoge la prohibición del uso de cualquier tipo de teléfono móvil al volante. Según datos de Tráfico, al hablar o escuchar pasan inadvertidas la mitad de las señales de tráfico y no se respeta la prioridad en uno de cada cuatro cruces. Tráfico pretende que esta prohibición y las sanciones correspondientes aumenten la atención del conductor, ya que se considera que el riesgo de accidente proviene más de la distracción mental que de la falta de pericia al manejar el volante con una mano o portando auriculares.
Un nuevo riesgo en la conducción lo producen los sistemas de guía por satélite (GPS), cuya pantalla reclama la atención del conductor y lo distrae. Antoni Riu, jefe provincial de la DGT de Barcelona, señala que el aumento de la velocidad unido a la distracción que provocan los nuevos sistemas son causa de un elevado número de siniestros. Riu no hace un balance sobre los efectos del GPS, pero sí cree que ¿mal empleados, estos sistemas son otro motivo de distracción¿ por lo que aconseja no utilizar los sistemas durante la conducción.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.