Las multas por exceso de velocidad, a todo gas

El exceso de velocidad continúa encabezando el ránking de multas de los españoles. El año pasado más de 647.000 conductores recibieron una sanción por este motivo: el número supera en un 25 por ciento al registrado en el ejercicio anterior.

Juicio sin precedentes contra la velocidad
Juicio sin precedentes contra la velocidad

Prácticamente ningún conductor se libró de pasar por un radar. Según las estadísticas de Tráfico, se controló la velocidad de 20.344.652 vehículos. De ellos, 647.020 fueron “pillados" excediendo los límites. Y podrían haber sido más: no olvides que la DGT no controla las carreteras del País Vasco y Cataluña (comunidades que tienen transferidas las competencias del tráfico). Ya lo avisó el Gobierno: iba a aumentar su vigilancia (el número de coches controlados se incrementó en un 26,81 por ciento). Sin embargo, a muchos conductores “los pilló de improvisto". El número de multas por velocidad también creció en un 24,98 por ciento. El pasado viernes, por ejemplo, se interceptó en la C-32 (la autovía de Castelldefels) a un Seat León que circulaba a 207 km/h. El conductor será sancionado con una multa de entre 302 y 602 euros y perderá el carné de conducir durante seis meses. Además, podría enfrentarse a una pena de prisión de entre seis meses a dos años y a la suspensión del carné entre uno y seis años (si fuera sancionado por la vía penal).

El objetivo del Ministerio del Interior es instalar 500 radares durante la legislatura del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero: 125 este año; 175 más en 2006 y 200 en 2007.
Te contamos dónde están los radares.
En el ránking de multas, ocupa el segundo lugar la alcoholemia. En 2004, se realizaron 2.718.666 pruebas, en las que se detectaron 86.707 positivos. La DGT advierte de que estos tests se realizan en tres circunstancias distintas: tras un accidente, por haber cometido una infracción o de forma aleatoria. Son precisamente en los controles preventivos donde descubren a más conductores bebidos. Los datos de la DGT no reflejan todavía los resultados de los controles de drogas, pero estos ya se empiezan a efectuar en nuestras carreteras.Los Mossos de Esquadra realizan controles de droga desde la pasada Navidad en Cataluña y –según comentan- casi la mitad de los conductores sometidos a sus tests habían consumido alguna sustancia estupefaciente. Es decir, el porcentaje de positivos por drogas multiplica por diez los resultados que se obtienen en los controles de alcoholemia. ¿Cómo es posible?Los Mossos realizan sus drogos-test sólo en aquellos casos en los que existen claros indicios de que el conductor puede estar afectado por la ingesta de algún estupefaciente. Además, primero tienen que haber dado negativo en los controles de alcoholemia. Los conductores que han consumido drogas reciben el mismo castigo que aquellos que dan positivo en alcoholemia. Tienen que pagar una multa de 600 euros y se enfrentan a la retirada del carné por un período de uno a tres meses. En tercer lugar en este ránking de multas, figuran las infracciones por no usar el cinturón de seguridad. En 2004, 188.880 conductores fueron sancionados por ello. El teléfono móvil se sitúa en cuarto lugar: en 2004, se realizaron 60.826 denuncias. Tráfico ha advertido que, al año que viene, habrá más sanciones por este motivo. Sólo en el pasado mes de febrero ya ha puesto 4.000 multas. Es parte de su nueva campaña titulada “Conduciendo… las llamadas pueden costar vidas". Los “sin papeles" continúan siendo una plaga: han sido denunciados 102.141 conductores porque sus coches no han pasado la ITV. Además, se detectaron 80.900 casos de vehículos que no disponían de seguro obligatorio y 7.950 ciclomotores. El Ejecutivo ha adelantado que otorgará dos puntos extra del nuevo carné de conducir a todos aquellos conductores que mantengan durante tres años los 12 puntos iniciales. Con esta medida, quieren “dar una dimensión reeducadora" a la norma. Además, los conductores que ya hayan conseguido esos dos puntos de “gratificación" podrán recibir uno más si permanecen otros tres años sin ser denunciados; así, un conductor podría llegar a acumular hasta 15 puntos.