Las multas "graves" se reducen casi a la mitad en Madrid

Mientras que en períodos anteriores las multas de tráfico en Madrid no dejaban de aumentar, en el último semestre se ha vivido un pronunciado descenso: las infracciones "graves" se han reducido casi a la mitad. Según los socialistas, parece que la policía "ha abandonado las calles".

El Ayuntamiento de Madrid se pone serio en el cobro de multas de tráfico
El Ayuntamiento de Madrid se pone serio en el cobro de multas de tráfico

Durante el primer semestre del año, la Policía Municipal de Madrid ha puesto 21.500 multas consideradas "graves" por la nueva Ley de Tráfico: un 42,1 por ciento menos que las impuestas en el mismo período de 2001.

La propia Policía reconoce que la presidencia de la UE - que se produjo precisamente en dichos meses - ha obligado a cambiar sus funciones. Muchos agentes de Tráfico tuvieron que cubrir los trayectos de las personalidades internacionales que llegaron a la capital, mientras que otros se destinaron a labores de prevención. Además, se ha llevado a cabo la reestructuración de la denominada "Policía de barrio" y algunos agentes que vigilaban vías principales han pasado a patrullar vías secundarias.

El concejal socialista Eugenio Morales ha descrito la situación para Autopista Online de una manera muy gráfica: da la impresión de que la policía "ha abandonado las calles", pero la reducción de multas no significa que los conductores dejen de cometer infracciones. Así, se han contabilizado 39 accidentes mortales (tres más que en 2001).

"Decir que los datos se explican por la presidencia española de la Unión es una auténtica vergüenza", afirma Morales. La muestra recogida es "completamente significativa", según Morales, "ya que se han analizado los datos de los últimos tres años y resulta claro que el Ayuntamiento de Madrid ha abandonado las tres infracciones más importantes y peligrosas: saltarse un semáforo, el exceso de velocidad y la alcoholemia al volante".

Según fuentes policiales, el número de denuncias totales (las graves y las leves) sólo ha descendido un 4,79 por ciento (de 355.491 registradas en el primer semestre de 2001 a las 339.253 de 2002).

Viernes noche en la M-30
El exceso de velocidad vuelve a ser la infracción más multada: se han tramitado 12.336 denuncias, mientras que el año pasado fueron 23.306. Los radares de la M30 son los que más "trabajan", en especial los viernes por la noche.

Las multas por conducir bajo los efectos del alcohol también han sufrido un notable descenso: un 48,8 por ciento menos (940 denuncias frente a 1.836 de 2001). Por su parte, los "papelitos rosas" por saltarse un semáforo se han reducido a 8.667 (en el primer semestre de 2001 se contabilizaron 13.098). "Saltarse un semáforo en rojo en Madrid es casi un deporte", señala Morales. Mientras que el número de infracciones cae, "el Ayuntamiento se dedica a buscar soluciones dignas de una película de Berlanga, como que un agente se dedique a amonestar a los peatones", ha destacado.

La concejal de Policía, María Tardón, tiene - en opinión de Morales - "que asumir su responsabilidad. No se puede echar toda la culpa a la fatalidad y más si tenemos en cuenta que Madrid tiene 6.000 agentes encargados de controlar el Tráfico".