Las muertes relacionadas con los neumáticos Firestone se elevan a 203

El número de víctimas mortales vinculadas a fallos en los neumáticos Firestone montados en el Ford Explorer se ha elevado de 29 a 203, según los nuevos datos revelados ayer por la Agencia Nacional de Tráfico y Seguridad Vial.

Estas cifras se han dado a conocer un día antes de que un comité del Congreso estadounidense reanude una investigación formal sobre los siniestros.
La organización responsable de la seguridad en las carreteras no dio a conocer nuevos datos sobre el número de heridos, que en febrero ascendían a 700. Esta entidad ha conseguido la información a través de las quejas que los consumidores le han remitido.
La compañía automovilística Ford anunció el mes pasado que sustituiría 13 millones de neumáticos Firestone Wilderness AT que no estaban incluidos en la llamada a revisión que se hizo en agosto. Esta operación tendrá un coste aproximado de 3 billones de dólares (582.366 millones de pesetas).
Sin embargo, el comité del Congreso encargado de investigar la seguridad en las cubiertas anunció que algunos de los neumáticos que Ford planea utilizar para reemplazar al Wilderness AT tampoco son seguros. Ken Johnson, portavoz de la Comité de Energía y Comercio, afirmó que, en su opinión, "está claro que Ford, en algunos casos, está sustituyendo las cubiertas Firestone con marcas que, de hecho, tienen una media de reclamaciones más alta", aunque también comentó que el fabricante no podía conocer estos datos, ya que las marcas se amparan en la confidencialidad de los mismos.
Por su parte, el fabricante (que trabaja con Goodyear, Continental y Michelin) ha asegurado que prueban cada modelo de neumático con el que sustituyen el Wilderness AT, con el fin de comprobar que se ajusta a las normas de la compañía. Asimismo, Ford comentó que, antes de reemplazar las cubiertas, habían consultado a la Agencia Nacional de Tráfico y Seguridad Vial sobre la fiabilidad de los neumáticos que pensaban utilizar y ésta no había puesto ninguna objeción en cuanto a la seguridad.

Firestone pasa al contraataque
Las reacciones de Firestone ante estas declaraciones no se han hecho esperar: Jill Bratina, portavoz de la marca, aseguró que la información revelada por el comité es una de las razones por las que el fabricante de cubiertas cree que reemplazar los neumáticos no tiene sentido y que la única razón de este programa de sustitución era "que la atención no recaiga sobre el Explorer".
La compañía ha pedido al Gobierno que investigue la seguridad del todo terreno de Ford, alegando problemas de estabilidad y dirección. Por su parte, el fabricante de coches reiteró que el Explorer "es uno de los vehículos más seguros en carretera".
La inspección del Congreso ya está en marcha y ha encontrado que al menos otros dos modelos de cubiertas Firestone montadas en vehículos Ford (el FR 480 de 15", utilizado en los Explorer de mediados de los 90, y el Wilderness HT de 16", que venían de serie en el pick-up F150) tienen un porcentaje de reclamaciones superior al del Wilderness AT.
La semana pasada, Ford publicó un informe que establecía que, de los 2,9 millones de neumáticos Firestone montados en el Explorer entre 1995-97, 1,183 habían resultado defectuosos, desgarrándose la banda de rodadura. Sin embargo, este fallo sólo se encontró en dos ocasiones en el mismo número de cubiertas Goodyear.
Por su parte, el director general de Firestone, John Lampe, replicó que los Wilderness suministrados a General Motors sólo habían presentado ese problema en dos ocasiones, mientras que Toyota (que también utiliza estos neumáticos) no había advertido de ningún fallo.

Los mejores vídeos