Las movilizaciones de transportistas en Francia continúan

La escasez de combustible en el país vecino ha empujado a muchos de los conductores franceses a cruzar la frontera para llenar sus depósitos en España.

Varias gasolineras del Valle de Arán (Lérida) han visto cómo bajaban sus depósitos hasta quedarse sin gasóleo, a causa de la gran afluencia de conductores franceses que ha cruzado la frontera para repostar. Al parecer, los usuarios vecinos han acudido con camiones, bidones y coches a las estaciones de servicio leridanas.
Otro aspecto en el que en España nos estamos viendo afectados por las protestas de los transportistas galos es el de la imposibilidad por parte de nuestros camiones de cruzar la frontera. En estos momentos, cerca de 150 camiones se encuentran en un polígono industrial gerundense a la espera de que se desbloquee la A-7 en dirección a Francia. Los turismos sí pueden pasar.

La situación en Francia, sin embargo, parece congelada. Desde el Gobierno se ha dejado claro que no se harán más concesiones y dos de las tres asociaciones que convocaron las movilizaciones consideran insuficiente la oferta gubernamental. La tercera asociación, TLF, sí ha aceptado el acuerdo presentado por la Administración. Según este texto, se reembolsarán 35 céntimos de franco por litro de gasóleo consumido este año y 25 céntimos para lo consumido en 2001. Esto supone un gasto para la Administración gala de 142,4 millones de euros ( más de 23.700 millones de pesetas) y un ahorro de unos 2.600 euros (unas 430.000 pesetas) por camión cada año.