Las grandes federaciones del PSOE perfilan sus propuestas de modelo territorial ante la reunión de 'barones' del sábado

Los socialistas quieren unificar discurso territorial, tras la apuesta federal de Rubalcaba, con el escollo del 'derecho a decidir' del PSC

Los secretarios generales de las principales federaciones socialistas --Andalucía, el PSC y los socialistas valencianos-- acudirán el sábado al Consejo Territorial del PSOE con los 'deberes hechos' para empezar a debatir la reforma del modelo territorial que defenderá el PSOE.

Aunque sólo el PSC tiene una propuesta formal, asumida por los órganos de dirección del partido --el federalismo con 'derecho a decidir' incluido en su último programa electoral--, tanto el líder del PSOE andaluz y presidente del PSOE, José Antonio Griñán, como el valenciano Ximo Puig han encargado a grupos de expertos informes y propuestas detalladas sobre este asunto.

Varios 'barones' consultados por Europa Press dan por hecho que en la reunión del sábado aflorará el debate sobre el modelo territorial, y de hecho alguno tiene intención de 'esbozar' sus ideas. Los consultados no esperan salir de Ferraz con propuestas concretas, pero sí unificar el discurso territorial, planteando como horizonte una reforma federal. La propuesta detallada de reforma queda para la Conferencia Política que se celebrará en 2013.

Formalmente, el Consejo Territorial no tiene agenda y fuentes de la dirección apuntan que el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, quiere exponer su 'hoja de ruta' para el próximo año y medio, hasta las europeas de 2014.

Así, es posible que se empiece a hablar del calendario de debates internos --las conferencias política y económica-- pero los consultados creen que habrá cohesión en torno al líder pese a las discrepancias sobre cuándo deben ser las primarias. Eso quedará, sugieren, para el Comité Federal del 12 de enero.

No obstante, el debate territorial sí ha surgido con fuerza en el partido después de que, en plena precampaña catalana, Rubalcaba sorprendiese defendiendo una reforma federalizante. Esas palabras de Rubalcaba son las que ahora los socialistas quieren llenar de contenido.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, lleva semanas subrayando que Andalucía debe tener un papel relevante. Para ello, encargó un documento a un grupo de expertos en el seno de la Fundación Alfonso Perales, que aún está pendiente de ser asumido por los órganos de dirección del PSOE andaluz.

EXPERTOS ANDALUCES

Estos expertos han propuesto reformas 'federalizantes' muy concretas: Reforma del Senado para que sea Cámara territorial, del Poder Judicial para adaptarlo a la 'estructura descentralizada', institucionalizar la Conferencia de Presidentes y mejorar los instrumentos de cooperación entre administraciones.

Proponen también reformar el sistema de distribución de competencias para aclararlo y dar garantías tanto a la 'federación' garante de la unidad del Estado como a los 'entes territoriales', para que puedan desarrollar un 'autogobierno de calidad'. Por último, propugnan una 'autonomía local fortalecida' y una reforma del sistema de financiación, para constitucionalizarlo y basarlo en los principios de 'suficiencia, corresponsabilidad, coordinación, solidaridad y estabilidad'.

En un resumen recogido por Europa Press, apuestan también por 'definir expresamente en la Constitución la estructura del Estado, estableciendo cómo deben integrarse en él las distintas 'nacionalidades y regiones', 'aspirar a un modelo territorial más claro y terminado'.

'Estado federal pluralista, social y cooperativo', que integre la 'realidad plurinacional' con igualdad de derechos y 'reconocimiento de los hechos diferenciales' es la propuesta de estos expertos.

¿CUESTIONAR EL CONCIERTO VASCO Y NAVARRO?

El documento critica que el actual modelo de distribución de competencias es 'fuente incesante de conflictos y de sentimientos de agravio' por su planteamiento 'profundamente disfuncional' y demasiado 'complejo y abierto'. Además, alerta del 'peculiar sistema de conciertos' garantizado a País Vasco y Navarra, porque cree que genera 'disfunciones y sentimientos de agravio'.

Este cuestionamiento de los conciertos puede encontrar terreno abonado en otros 'barones', aunque de momento lo expresen sólo en privado. El valenciano Ximo Puig, por su parte, dijo en verano en una entrevista a Europa Press que le parecían 'razonables' pero que tenían que combinarse con la financiación adecuada del resto de comunidades', partiendo de que 'no puede haber privilegios'.

Puig también ha pedido opiniones de expertos y, en conferencias públicas, ha dado pistas de por dónde irán sus propuestas: Financiación autonómica estable y corresponsabilidad fiscal, reforma del Senado y de la Administración, con posible supresión de las diputaciones; reforma de la ley electoral y medidas anticorrupción. Una reforma 'que avance hacia un Estado federal solidario y justo con todos los territorios', dijo en el 34 aniversario de la Constitución.

Más difícil será encajar en un discurso homogéneo de todo el socialismo la propuesta del PSC, porque contempla reformar la Constitución para que incluya el 'derecho a decidir', la posibilidad de una consulta independentista en una sola comunidad autónoma.

El PSOE rechaza de plano ese concepto, entendido como eufemismo del derecho de autodeterminación. El exministro Ramón Jáuregui, a quien Rubalcaba ha encargado coordinar la Conferencia Política, rechazó el viernes asumir esta idea, subrayando que el 'derecho a decidir' es 'de todos'. Es decir, que catalanes, vascos o andaluces podrán pronunciarse sobre el encaje territorial cuando la reforma constitucional se someta a referéndum de todos los españoles.

PSC, FEDERALISMO ASIMÉTRICO

Sin embargo, en el PSC no quieren dar marcha atrás en sus propuestas. El primer candidato del PSC, Pere Navarro, se presentó a las elecciones catalanes defendiendo una reforma de la Constitución 'en profundidad' que 'reconozca la singularidad de Cataluña y de las otras naciones que constituyen España'. Eso es lo que él entiende por 'federalismo asimétrico', 'la mejor manera de conjugar el futuro Estado federal español con la realidad del carácter nacional catalán'.

Según dijo en una conferencia, con esta reforma Cataluña tendría un 'reconocimiento constitucional a su singularidad política' que 'blinde' sus competencias en relación con el Gobierno central', un 'trato específico' y un 'margen de maniobra particular', distinto al de las demás comunidades autónomas.

Delimitación clara de competencias, supresión de la 'legislación básica' para que el Estado no interfiera en las atribuciones autonómicas, reforma del Senado y 'federalismo fiscal' que incluya crear una Agencia Tributaria de la Generalitat con participación del Gobierno federal figuraban también en el programa.

Después de las elecciones catalanas, donde el PSC ha obtenido el peor resultado de su historia, los dirigentes del PSOE han evitado cargar las tintas y desmarcarse de las propuestas del PSC pero algunos socialistas, en particular exdirigentes, creen que los socialistas catalanes perdieron una ocasión de oro para sacudirse el complejo de la hegemonía nacionalista.