Las gasolineras no aumentarán los precios en el regreso de vacaciones

Miles de conductores han llenado los depósitos antes de salir de vacaciones y han comprobado cómo el precio de la gasolina es algo más alto que en los últimos meses. Ahora, las petroleras les dan un mensaje esperanzador: no pretenden volver a cambiar las tarifas.

Ya lo advirtió Carmen Becerril, directora general de Política Energética y Minas, durante el verano "se recuperará la tendencia alcista" de los combustibles. Las gasolineras se preparaban para la denominada "operación salida". Así, desde junio, han subido poco a poco sus precios con el objetivo de aumentar su recaudación antes del éxodo masivo de agosto sin que el conductor notase el incremento de sus tarifas.

Ahora, la gasolina sin plomo está un céntimo de euro (dos pesetas) más cara que hace dos meses y el gasóleo, céntimo y medio (casi tres). Este incremento no refleja la situación del mercado petrolífero - muy calmado desde hace varias jornadas -, por lo que las petroleras aseguran que mantendrán sus precios estables e, incluso, pueden que bajen en los próximos meses.

EE.UU. pone fin a la "driver season"
La explicación, una vez más, hay que buscarla en EE.UU. Durante la semana pasada, el mayor consumidor de petróleo del mundo ha llegado a precisar más de 9 millones de barriles al día: todo un récord. Era el comienzo de la denominada "driver season" – época del conductor -, un período donde los estadounidenses sacan masivamente sus coches de los garajes.

Esta temporada acabará el primer lunes de septiembre, cuando la mayoría de los norteamericanos se incorporen al trabajo tras un largo puente. Se estima (siempre y cuando no cambie el panorama internacional y la Opep continúe con su actual política) que la demanda de gasolina caerá y, con ella, su precio.

No pasará lo mismo con el gasóleo, ya que las grandes empresas comenzarán a hacer acopio para poner en funcionamiento las calefacciones. Por tanto, el Diesel no experimentará la tan esperada bajada.