Las gasolineras de Madrid insisten en vender alcohol

Desde que hace un año entró en vigor la llamada Ley Antibotellón de Madrid, que impide vender alcohol en las gasolineras, los propietarios de estas instalaciones mantienen una lucha constante con el ejecutivo regional. Quieren que el nuevo gobierno de Esperanza Aguirre les autorice otra vez a despachar bebidas alcohólicas.

Según una noticia difundida por el diario La Razón, los empresarios de estaciones de servicio de la comunidad de Madrid aseguran que pierden 70 millones de euros al año por culpa de esta prohibición, a la que se suma la pérdida de clientes que les ha acarreado la implantación en Madrid del llamado “céntimo sanitario", un aumento de precio destinado a financiar la sanidad pública que tiene un impacto de 20 millones en la recaudación del sector.

Al decir de Alejandro Moratilla, responsable de la Agrupación Española de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar), el nuevo gobierno de la Comunidad de Madrid, encabezado por Esperanza Aguirre, debería acabar con la prohibición de vender alcohol, algo que, según Moratilla, prometió la propia Aguirre.

“No comprendo cómo existe la Ley del Botellón", les dijo la candidata del PP a la presidencia de la comunidad. En principio, Esperanza Aguirre se habría comprometido a permitir que las gasolineras vendan alcohol de menos de 20 grados, lo que incluiría el vino, algunos licores ligeros y la cerveza. Esta última bebida es la que más preocupa a los empresarios, puesto que las gasolineras son el segundo canal de distribución de cerveza en Madrid, sólo aventajadas por los supermercados.

En cuanto al céntimo sanitario, los gasolineros reclaman su congelación para 2004 y, después, la apertura de negociaciones para acabar con esta tasa.

En principio, el equipo de Esperanza Aguirre no ha hecho ninguna declaración al respecto. Sin embargo, los empresarios reclaman a la candidata electa que cumpla sus promesas.