Las expectativas de Chrysler, a peor

Informes internos de Chrysler muestran una reducción radical de la producción y una bajada de las expectativas de ventas para el primer trimestre del presente año.

Al parecer las expectativas y la imagen que Chrysler intentan transmitir al exterior distan bastante de la realidad interna de la compañía. Mientras que Dieter Zetsche, el presidente de Chrysler llegado de Sttutgart, hace declaraciones en las que insiste en la intención de mantener la cuota de mercado en Estados Unidos, las filtraciones a la prensa muestran otra realidad.
En noviembre, las expectativas de ventas de Chrysler para el primer trimestre de 2001 eran de 504.090 vehículos. Según publicaciones aparecidas en el "Detroit News" que hacen referencia a informes internos de la compañía, para el primer trimestre ya sólo se esperan unas ventas de 421.893. Estas cifras indican que Chrysler dejará de construir unos 126.000 vehículos que sí estaban previstos hace unas semanas
Los datos oficiales anuncian unas previsiones de 678.700 vehículos para el primer trimestre, con lo que la reducción en la producción se cifra en un 26 por ciento. Chrysler no es el único fabricante que espera recortes, pero sí el que peor sale de la desaceleración que se está viviendo en el mercado estadounidense, General Motors reducirá su producción en un 14 por ciento y Ford planea un recorte del 17 por ciento.
Los cálculos de Chrysler se realizan a largo plazo, de hecho, según el informe interno aludido en el "Detroit News", en la cúpula de la compañía no se espera volver a los niveles de producción del pasado año hasta 2005.
Dieter Zetsche todavía no ha tomado ninguna decisión, a la espera de la presentación del plan de saneamiento el 26 de febrero ante la junta directiva de DaimlerChrysler. Sin embargo, el cierre de plantas y recorte de plantilla ya parece inevitable. "Chrysler debe tener el tamaño justo para el mercado. No nos podemos permitir tener capacidades para el caso de que tengamos que utilizarla algún día". Ni él, ni el vicepresidente Wolfgang Bernhard hacen comentarios al respecto, pero ambos se negaron a desmentir rumores que hablan de una reducción del 15 por ciento de la plantilla de 33.000 trabajadores.
Por otra parte, el presidente de DaimlerChrysler y verdadero artífice de la fusión, Jürgen Schrempp, aprovechó su asistencia ayer al Salón del Automóvil de Detroit para mostrar su confianza en la vuelta a la rentabilidad de Chrysler. "No tengo ninguna duda de que estamos en situación de alcanzar la rentabilidad de otros años". También volvió a desmentir una hipotética venta de la compañía: " Chrysler es un elemento esencial e importante en la estrategia de DaimlerChrysler, la de convertirse en el constructor de automóviles líder en los próximos años".

Los mejores vídeos