Las estadísticas no se ponen de acuerdo sobre la relación alcohol-siniestralidad

El director general de Tráfico, Carlos Muñoz Repiso, ha señalado la falta de coincidencia de las estadísticas sobre siniestralidad y alcohol en nuestro país. Para Tráfico el 0,4 por ciento de las muertes en accidentes de tráfico son provocadas por el alcohol, mientras que el Instituto Nacional de Estadística (INE) sostiene que es el 41 por ciento.

Repiso (en la foto), que ha asistido al congreso "Jóvenes, noche y alcohol" que se está celebrando en Madrid, ha indicado que la explicación hay que buscarla en la metodología.

Los datos extraídos por Tráfico provienen de las pruebas de alcoholemia que se realizan a aquellas personas que han quedado ilesas o con heridas leves tras un accidente de tráfico, ya que la prioridad con los heridos de mayor gravedad "es atenderlos de sus lesiones".

Por su parte, la estadística que ha elaborado el INE, por encargo del Plan Nacional sobre Drogas y Tráfico, se hace analizando las vísceras de los fallecidos en los diferentes accidentes. Según este informe, el 41,1 por ciento de las muertes están directamente relacionadas con el alcohol (42,9 por ciento de los hombres, 22,9 por ciento de las mujeres)

A pesar de estos preocupantes datos, sólo el 7,4 por ciento de las pruebas preventivas de alcoholemia realizadas en nuestro país en 2001 dieron positivo, mientras que las que se realizaron tras infracción fueron en un 16,4 por ciento positivas.

Repiso se ha preguntado si sería necesario aumentar el número de controles con el fin de incrementar el efecto disuasorio, teniendo en cuenta que en Francia, donde se realizan 7 millones de pruebas, los índices son similares.

La normativa, existe
El máximo dirigente de la DGT ha indicado que las normas para evitar los problemas provocados por el

Untitled Document

alcohol . en la conducción están ahí, pero sólo falta que la dirección de Consumo de las diferentes comunidades autónomas actúe. "El problema no es que no existan normas, el problema es, una vez más, el papel mojado", ha añadido.

En referencia a esto, Repiso ha citado el ejemplo de la ley de 1974 que prohibe vender bebidas alcohólicas de más de 20 grados en establecimientos hosteleros situados en autovías o autopistas y que a todas luces se incumple.