Las emisiones de los coches nuevos han disminuido

Las emisiones de CO2 que generan los coches nuevos vendidos en la Europa de los Quince se redujeron un 11,8 por ciento entre 1995 y 2003. Sin embargo, aumentaron un 1,2 por ciento entre 2002 y 2003, lo que pone de manifiesto el esfuerzo que aún deben realizar las marcas.

Porsche y BMW, los que menos contaminan
Porsche y BMW, los que menos contaminan

Aunque las cifras sobre emisiones presentadas por la Comisión Europea invitan a un relativo optimismo, lo cierto es que las asociaciones de constructores aún deben realizar “importantes esfuerzos" durante los próximos años. Sólo así lograrán cumplir los objetivos voluntarios suscritos por la industria del automóvil.Las agrupaciones de fabricantes europeos (ACEA), japoneses (JAMA) y coreanos (KAMA) tienen un compromiso: su objetivo es situar el nivel medio de emisiones en 140 gramos de CO2 por kilómetro para los vehículos nuevos comercializados en la Unión Europea. Bruselas ha reconocido que los tres organismos “han realizado progresos" en la ejecución de su convenio.Esta meta debería alcanzarse en 2008, según ACEA, aunque JAMA y KAMA se dan un año más para lograr sus propósitos. En cualquier caso, los vehículos que aparezcan en el mercado en esas fechas tendrán que consumir una media de 5,8 litros de gasolina cada 100 kilómetros. Si emplean el gasóleo, el gasto medio tendrá que ser de 5,2 litros/100 kilómetros.De momento, las asociaciones europea y japonesa han logrado “buenos progresos" en la reducción de emisiones de CO2, aunque en 2003 esta rebaja fue menor que durante los primeros años de su compromiso. Por el contrario, los avances de KAMA son “limitados", a pesar de los esfuerzos que ha realizado durante los tres últimos ejercicios para alcanzar el ritmo impuesto por los otros grupos. Según la Comisión Europea, el consorcio coreano aún tendrá que luchar si quiere llegar al nivel asignado para 2004: 165-170 gramos por kilómetro.La CE calcula que las tasas de reducción anual deberían ser del 2,8 por ciento para ACEA, del 3,1 por ciento para JAMA y del 3,6 por ciento para KAMA.Gunter Verheugen, comisario de Industria, ha indicado que “los buenos resultados registrados, en particular por las asociaciones europea y japonesa, desde 1995, son alentadores". De la misma opinión es el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, quien ha mostrado su esperanza ante la continuación de los esfuerzos de la industria del automóvil para llegar a los objetivos fijados en los acuerdos voluntarios.Asimismo, Dimas ha recordado que, para respetar los compromisos de Kioto, para luchar contra el cambio climático y para reducir la dependencia del petróleo hay que recortar las emisiones de CO2 del transporte. En este sector, las emanaciones a la atmósfera “no dejan de crecer".El transporte por carretera genera más de una quinta parte del total de las emisiones de CO2 en la UE. Los coches particulares son los responsables de más de la mitad de esta contaminación. Además, el aumento del tráfico rodado desde 1990 ha traído consigo un incremento del 22 por ciento de las emisiones del sector.Los compromisos voluntarios de las asociaciones de constructores, la información al consumidor sobre cómo hacer un mejor uso del combustible y las acciones fiscales son los tres pilares de la estrategia europea para rebajar la contaminación.