Las autoridades norteamericanas investigan una llamada a revisión de GM

Las autoridades estadounidenses están investigando si General Motors ha cubierto la totalidad de vehículos defectuosos en su llamada a revisión de cerca de 800 Pontiac Grand Prix.

Las autoridades norteamericanas investigan una llamada a revisión de GM
Las autoridades norteamericanas investigan una llamada a revisión de GM

La Agencia Federal para la Seguridad en el Transporte en Carretera (NHTSA) inició una investigación en el mes de enero que incluía los Pontiac Grand Prix que salieron a la venta entre 1998 y este año. Por su parte, General Motors únicamente ha llamado a revisión los modelos de 1999.

El problema se halla en el airbag de acompañante, que puede romperse al saltar y herir al pasajero con fragmentos del dispositivo y gases del mismo.

Las dudas en este momento recaen en si la llamada a revisión decretada por el fabricante es suficiente y engloba a todos los vehículos con este sistema defectuoso. Según General Motors, todos los automóviles con problemas han sido requeridos para que pasen por el taller, ya que, según la marca, las unidades con el airbag defectuoso se fabricaron en septiembre de 1998.

Falta de calidad
Por otra parte, General Motors ha advertido a uno de sus suministradores de componentes de que, si no mejora la calidad de sus productos, podría perder futuros contratos. Guide Corp, la compañía que ha recibido la advertencia, proporciona el 75 por ciento de los faros e intermitentes del grupo automovilístico.

Según fuentes de GM, Guide Corp, que vende el 75 por ciento de su producción a la marca, no perderá ninguno de sus contratos actuales, únicamente la posibilidad de hacerse con nuevos.