Las automovilísticas superan la crisis

Buenas noticias para la industria del automóvil. Tras duros años, los principales fabricantes del planeta recuperan ahora sus resultados, gracias al incremento de matriculaciones y a los planes de reajustes. La oveja negra sigue siendo Fiat, que vuelve a multiplicar sus pérdidas.

Los fabricantes alemanes avisan de la falta de competitividad española
Los fabricantes alemanes avisan de la falta de competitividad española

Lo peor ya ha pasado. En eso coinciden, al menos, los principales fabricantes automovilísticos del planeta, acostumbrados en los últimos tiempos a abrocharse los cinturones cada vez que se anunciaban nuevos resultados. La situación del sector, sin embargo, ha dado un vuelco radical durante los últimos meses.Los principales fabricantes del mundo han mejorado en el primer semestre de este año sus beneficios agregados en un 28 por ciento, con respecto al mismo período del pasado año. Su facturación también ha repuntado en un 5,2 por ciento.En general, las automovilísticas se han beneficiado de los estrictos planes de reajuste que han aplicado en los últimos meses. También del incremento de matriculaciones, que se han impulsado ahora gracias a “la mayor confianza de los consumidores y a un fortalecimiento de los mercados laborales", tal y como ha reconocido el propio presidente de General Motors, Rick Wagoner. Y las perspectivas para el segundo semestre de año son aún mucho mejores.La patronal europea Acea ha revisado al alza su estimación de ventas para 2004 en el Viejo Continente, en el que ahora espera un alza del 1,3 por ciento de matriculaciones. El buen momento que atraviesan prácticamente todas las grandes compañías del planeta se ve todavía aumentado en el caso de las marcas asiáticas. Entre ellas, destaca sobre todo Toyota, una firma que, en su primer trimestre fiscal del año, ha logrado unas ganancias netas de 2.000 millones de euros, su mejor resultado de la historia.En Europa, Renault ha mejorado sus previsiones de facturación en un 5,5 por ciento, un punto más de lo presupuestado inicialmente. En cambio, no ven tan claro el futuro ni Daimler ni Volkswagen. Ambos grupos no han alcanzado el nivel de beneficios de sus competidores y auguran unos próximos meses de retroceso.Como ocurre con la publicación de cualquier tipo de resultados, en esta ocasión también aparece alguna lectura negativa de la industria. Los tipos de cambio, por ejemplo, siguen pesando sobre las cuentas, tanto para los fabricantes europeos, que sufren la fortaleza del euro frente al dólar, como para los estadounidenses, que hacen lo propio con la debilidad del yen. Aunque el aspecto más negativo, sin duda, lo sigue escribiendo Fiat. La marca italiana ha perdido más de 460 millones de euros durante el segundo trimestre de año, multiplicando por 17 los del año anterior. Fiat, de hecho, estudia ya rebajar sus previsiones para 2004, con el objetivo de obtener ganancias netas en 2005.