Las autoescuelas niegan filtraciones de exámenes

La polémica ha estallado definitivamente entre las autoescuelas catalanas. Si ayer la Asociación de Autoescuelas de Manresa (Barcelona) denunciaba indicios de corrupción en los exámenes teóricos de conducir, la respuesta de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) no ha tardado en llegar. Este colectivo niega cualquier tipo de filtraciones de los test y muestra su compromiso con la educación de los alumnos.

La asociación española de autoescuelas (CNAE) ha acogido con una gran inquietud la información publicada ayer, que alertaba sobre presuntas filtraciones de las preguntas de los exámenes teóricos. La Asociación de Autoescuelas de Manresa denunciaba así la existencia de un programa informático que distribuye una empresa de Valencia y que recoge los cuestionarios que usa la DGT (Dirección General de Tráfico), incluso con la misma numeración. El colectivo, además, aseguraba en su comunicado que las primeras investigaciones efectuadas apuntan a una posible trama de corrupción dentro del propio organismo de Tráfico. Ante esta grave acusación, la CNAE ha emitido hoy mismo una nota de prensa en la que asegura respaldar las declaraciones del presidente de la Federación de Autoescuelas de Cataluña, Joan María Font, quien, además de negar repetidas veces la existencia de pruebas en la denuncia, califica la noticia como un “bulo malintencionado".La Confederación entiende que no existen posibles “atajos" para aprobar el carné de conducir y señala que el único método compatible con la seguridad vial en nuestras carreteras es “el que culmina con una preparación idónea de los aspirantes a la licencia". Dicha instrucción, aseguran, “pasa por un aprendizaje sistemático y riguroso de las normas de circulación y de las habilidades, hábitos y actitudes que fomentan una conducción segura". La CNAE afirma que la mayoría de escuelas de conductores del país asumen este compromiso de preparar y educar a sus alumnos, “para hacer de ellos unos automovilistas capaces y responsables". Eso sí, la asociación hace patente su total rechazo de cualquier corruptela de este u otro género “que pudiera haberse producido o se esté produciendo en tal o cual punto de España".A todo esto, la DGT desmiente también tajantemente dicha información y asegura no haber detectado filtración alguna de los test, ni aumento significativo en el número de aprobados en la Jefatura de Barcelona, donde supuestamente se habría producido el fraude.