Las aseguradoras contarán con representantes en todos los países de la UE

Cuando un conductor sale de su país y tiene un accidente, a menudo se encuentra en una situación de indefensión por falta de presencia de un representante de su aseguradora y por la imposibilidad de entenderse en un idioma que no es el suyo. Esto se solucionará a partir de enero de 2003.

A partir de enero de 2003, los conductores de la UE que tengan un problema con su automóvil en el territorio de la Unión podrán acudir a un representante de su aseguradora en el país en que se encuentre en ese momento.

Este servicio que, por lógica, debería existir, es una novedad que introdujo la Cuarta Directiva europea sobre seguros de vehículos a motor. Esta normativa, que se incorporará a la legislación española a finales de julio, obliga a las aseguradoras a tener un representante en todos los países de la UE para atender directamente y en su propio idioma a cualquier conductor español que sufra un incidente fuera de sus fronteras.

Con esta norma se pretende facilitar las cosas a los conductores que tengan un problema fuera de su país, agilizando los trámites y pagando con rapidez las debidas indemnizaciones.

Para respaldar estos objetivos, la Directiva también contempla la creación de un organismo de indemnización "ante el cual se pueda recurrir en los casos en los que la entidad aseguradora no haya designado un representante o demore innecesariamente la tramitación del siniestro".

Otro aspecto a destacar del texto europeo es que se establece un plazo de tres meses desde que se notifique la reclamación hasta que la aseguradora dé una respuesta de indemnización.