Land Rover sale al rescate de uno de sus suministradores

En la elaboración de un vehículo no sólo se esconde la marca del mismo, sino un pequeño conglomerado de firmas de componentes y suministradores. En la actualidad, Land Rover lucha para que su Discovery sobreviva a la quiebra de UPF, la empresa que se encarga de fabricar su chasis.

Land Rover sale al rescate de uno de sus suministradores
Land Rover sale al rescate de uno de sus suministradores

Land Rover tiene que acostumbrarse a su nueva "vida americana" bajo el universo Ford, al que ahora pertenece, y, al igual que otros constructores, debe apretarse el cinturón para hacer frente a la crisis que vive el sector en Norteamérica. Por si fuera poco, ahora la compañía también se debe preocupar de las cuentas de los suministradores con los que trabaja.

La auditoría KPMG llevó hace unos días a Land Rover frente a los tribunales estadounidenses. Con esta medida, pretendía que el constructor se hiciera cargo de la bancarrota de UPF-Thompson, la empresa que fabrica en exclusiva los chasis de su Discovery.

Según KPGM, "el constructor tiene la obligación legal de atender los problemas de sus clientes pendientes como si fueran parte de sus activos"; una medida con la que Land Rover no está muy de acuerdo.

A pesar de estas discrepancias, la marca ha decidido salir al rescate de su suministradora y está a punto de cederle entre 15 y 16 millones de libras (más de 24 millones de euros, casi 4 mil millones de pesetas), bastante menos de lo que había estimado la auditoría KPGM.

Con esta medida, según el presidente de Land Rover, Bob Dover, el estado de su suministradora ponía en peligro miles de puestos de trabajo, la situación de Land Rover y la propia reestructuración de Ford.

No hay que olvidar que el Discovery es el modelo más vendido de la marca a escala mundial, por lo que, lejos de altruismos, la firma británica ha decidido blindar sus negocios, aunque sea a costa de intervenir en los de los demás.