La Universidad de Valencia presenta los datos sobre el estudio de accidentalidad en el municipio

Según los datos del estudio que ha realizado el Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universidad de Valencia, el 56 por ciento de las víctimas de accidentes de circulación y el 42 por ciento de los fallecidos entre 1993 y 2000 en la ciudad son jóvenes entre los 14 y los 29 años. Los ciclomotores se encuentran implicados en muchos de estos siniestros

El catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia, Luis Montoro, destacó que los accidentes con ciclomotores han sufrido un incremento del 130 por ciento, pues en 1993, una de cada cinco víctimas (herido o fallecido) en un siniestro era ocupante de un ciclomotor, mientras que, a partir de 1998, esta proporción aumentó a una de cada tres víctimas.

En este sentido, señaló que los ciclomotores eran los "responsables directos" del 52 por ciento del crecimiento total de la accidentalidad en Valencia en los últimos años.

Asimismo, resaltó la importancia del uso del casco en el ciclomotor, pues, de no utilizarlo, las posibilidades de resultar fallecido o herido de gravedad en un siniestro se multiplican por siete.

Montoro indicó que en el período analizado (1993-2000), el incremento de la accidentalidad en la ciudad de Valencia fue del 40 por ciento, "similar al nacional en el ámbito urbano". Sin embargo, el catedrático también señaló que se había producido una disminución del 50 por ciento en el número de fallecidos, frente a la tendencia nacional de estabilidad.

El estudio indica que la colisión es el principal tipo de siniestro en Valencia, con un 68,8 por ciento, seguido de los atropellos (16,5 por ciento), aunque es en esta clase de incidente donde se producen más víctimas mortales -un 40 por ciento-.

El concejal de Circulación de Valencia, Jorge Bellver, afirmó que este estudio, "pionero" en España, ha permitido tener "conocimiento real" sobre la siniestralidad de la ciudad en los últimos años y apuntó que con él se pretende profundizar en los medios de control de los accidentes, que intentarán reducirse con medidas como la educación, el control y la información.