La Unión Europea apuesta por los peajes en carreteras ya amortizadas

La Comisión Europea va a proponer a los estados miembros de la UE que impongan un peaje por el uso de infraestructuras cuya inversión ya esté amortizada con el fin de sufragar la construcción de otras carreteras en la misma zona para descongestionar el tráfico.

Esta propuesta, que viene contemplada en el Libro Blanco del Transporte, se justifica, según la Comisión Europea, en el hecho de que los presupuestos públicos son limitados y en que la inversión privada es voluble.

Así, haciendo pagar un peaje por la explotación de las infraestructuras ya amortizadas, se consigue una financiación extra para la construcción de nuevas obras públicas que mejorarán el tráfico en la zona, especialmente ferrocarriles. Otra opción será destinar este montante económico para la realización de ejes transnacionales o transeuropeos.

El Ejecutivo comunitario considera que la procedencia de estos fondos, a partir de peajes impuestos en ejes de alta densidad de tráfico, ofrecería una "garantía suficiente para poder optar a otros recursos adicionales mediante empréstitos en mejores condiciones en el mercado de capitales". Este órgano estima también que este tipo de políticas incentivará a los países interesados en mejorar la coordinación transfronteriza y a potenciar el trasvase del tráfico de la carretera al ferrocarril.