La UE subirá los impuestos del gasóleo para equiparar el mercado

La Unión Europea se ha marcado un claro objetivo: que los países miembros graven el gasóleo con una tasa única de 350 euros por cada 1.000 litros. Para alcanzar esta cifra, España deberá aumentar el impuesto del gasóleo en casi un 20 por ciento para los transportistas y en ocho euros por cada 1.000 litros, para particulares.

La UE subirá los impuestos del gasóleo para equiparar el mercado
La UE subirá los impuestos del gasóleo para equiparar el mercado

La Comisión Europea tiene previsto hoy miércoles aprobar una propuesta para aumentar los impuestos especiales que gravan el gasóleo en la Unión Europea, con el objetivo de crear un verdadero mercado interior del gasóleo para los transportistas.

El texto, que requiere el apoyo unánime de los Quince para su aprobación, tiene su justificación en la liberalización que vive el sector desde el 1 de julio de 1998. La propuesta pretende que el conjunto de los países miembros de la Unión Europea graven el gasóleo para uso profesional con una tasa única de 350 euros por 1.000 litros. En la actualidad, los impuestos especiales varían desde un mínimo de 245 euros por 1.000 litros en Grecia, hasta el máximo alcanzado en Reino Unido, con 742 euros por 1.000 litros.

De aprobarse esta medida, todos los países comunitarios deberían alcanzar la tasa establecida en un plazo máximo de 7 años y se actualizaría cada año en función del aumento de la inflación en la Unión Europea.

El sector que más se vería afectado por el contenido del texto sería el del transporte. Los camioneros, por ejemplo, verían cómo se aumentan los impuestos especiales que se aplican en España en casi un 20 por ciento en los próximos siete años. Un duro golpe, teniendo en cuenta que el carburante representa, en la actualidad, entre el 15 y el 20 por ciento del coste de explotación de las empresas de transporte de mercancías y entre el 10 y el 15 por ciento para el transporte de pasajeros.

Sin embargo, los particulares también se verían afectados por la nueva tasa, ya que supondría un incremento de ocho euros por cada 1.000 litros, en el caso de España. El impuesto, a escala europea, tendría que situarse en los 302 euros por cada 1.000 litros, aplicable a partir del 1 de enero de 2003.

La propuesta presentada por la Comisión Europea prevé además una segunda fase, a partir de 2006, para equiparar los impuestos que gravan el gasóleo con los de la gasolina sin plomo.