La UE respalda nueva norma para proteger a los trabajadores de radiaciones

Los ministros de Empleo y Asuntos Sociales de la UE respaldaron hoy una propuesta de normativa para mejorar la protección de los trabajadores expuestos a las radiaciones electromagnéticas, una medida que afectará principalmente al sector sanitario y al del automóvil.

En el Consejo del ramo celebrado hoy en Luxemburgo, los Veintisiete alcanzaron una orientación general parcial para sacar adelante el proyecto de directiva, que ahora deberá recibir el visto bueno del Parlamento Europeo (PE).

La nueva normativa está destinada a 'garantizar un alto nivel de protección' de los trabajadores expuestos a campos electromagnéticos, afirmó en rueda de prensa la ministra chipriota de Trabajo y Seguridad Social, Sotiroula Charalambous, quien presidió la reunión.

En particular, reforzará la protección laboral de 'médicos y enfermeras que aplican escáneres por resonancias electromagnéticas (IRM), personas que trabajan con radares o especialistas que reparan este tipo de aparatos, entre otros profesionales', según destacó el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor.

'Es un tema muy complicado que lleva mucho tiempo debatiéndose, y hoy logramos un acuerdo gracias al trabajo intensivo de las presidencias anteriores de la UE, en particular la danesa y la polaca', destacó Charalambous.

La normativa sustituirá a una directiva anterior de 2004 que no llegó a entrar en vigor 'debido a los problemas que había para aplicarla, sobre todo en la comunidad médica', explicó la ministra chipriota.

'Creemos que es un texto equilibrado que va a cumplir su objetivo de reforzar la protección de los trabajadores', destacó Charalambous, quien señaló que las nuevas medidas 'las van a poder aplicar fácilmente las empresas y empresarios'.

La directiva marca unos mínimos para establecer controles de las radiaciones y limitar el tiempo de exposición de los trabajadores, entre otros aspectos técnicos.

Los Estados miembros tendrán la libertad de mantener estas 'prescripciones mínimas' o aplicarlas de forma más estricta, según explicaron fuentes comunitarias.

El texto ha tenido en cuenta los últimos estudios científicos a la hora de revisar los límites de exposición para los trabajadores a los campos electromagnéticos, en especial en la gama de bajas frecuencias.

El proceso de aprobación de la directiva se alargó debido a su complejidad técnica y a las reservas expresadas por Alemania sobre su posible impacto negativo en el sector del automóvil, según fuentes diplomáticas.

Una evaluación de impacto realizada por la Comisión Europea descartó que la normativa 'pudiera tener impacto negativo en ningún sector', añadieron las mismas fuentes.

Además, el sector médico europeo se opuso a la directiva anterior al considerar que los límites de exposición aplicados al trabajo con dispositivos de imagen electromagnética (IRM) eran demasiado estrictos.

El texto resuelve este problema permitiendo a los países que autoricen 'el sobrepaso temporal' de los límites de exposición en determinados sectores o actividades profesionales, siempre que se trate de casos 'debidamente justificados', según fuentes comunitarias.

Andor expresó su confianza en la 'rápida aprobación' por parte de la Eurocámara para que la normativa entre en vigor.

Los mejores vídeos