La UE quiere coches más seguros para los peatones

Sólo durante el año pasado, han muerto más de mil peatones atropellados en las carreteras españolas. La causa principal de estos accidentes es la imprudencia del viandante, pero la UE estudia implantar cambios en el diseño de los automóviles, ya que, según sus cálculos, diversos retoques en los automóviles podrían salvar la vida a más de 2.000 peatones al año.

El Ejecutivo comunitario quiere que los fabricantes de automóviles no se ocupen sólo de la seguridad de los ocupantes y también cuiden a los peatones. La UE estudia imponer una normativa que obligue a las distintas marcas a eliminar de sus vehículos las zonas duras, como los tornillos y bisagras, a incorporar elementos de plástico deformable en los parachoques y a añadir airbags que protejan a los peatones; en definitiva, conseguir coches menos dañinos para el transeúnte en caso de atropello.

Según sus cálculos, estos ligeros retoques en el diseño de los vehículos evitarían al año más de 2.000 muertes de peatones. No se trata de ninguna utopía, ya que, el mes pasado, el Honda Civic recibió las cuatro estrellas de Euroncap en el apartado de protección a los peatones, el máximo galardón que concedía este organismo europeo formado por asociaciones y organizaciones de automovilistas cuyos crash-tests están considerados los más rigurosos y severos del Viejo Continente.

Según el presidente del Real Automóvil Club de España (RACE), Fernando Falcó, el Civic demostró que "la protección de los ocupantes no es incompatible con la de los peatones".

Peatones, en guardia

Según la DGT, cuatro de cada cinco viandantes muertos en las carreteras españolas habían cometido algún tipo de infracción. Además, los atropellos en las vías interurbanas ya superan a los que se producen en ciudad. Tráfico apunta que, de los mil peatones muertos el año pasado, 520 fallecieron en vías interurbanas, un 13 por ciento más que en 1999.

Cerca de la tercera parte de las víctimas son personas mayores de 60 años. En los atropellos, que suponen el 18 por ciento de las muertes totales en accidentes de tráfico, también está muy presente el consumo de alcohol. Tráfico señala que el 30 por ciento de los peatones atropellados el año pasado había bebido.

El Comisario Europeo del Automóvil quiere que en la próxima reforma de la ley de seguridad vial, que se aprobará en septiembre, se recoja la obligación de llevar chalecos reflectantes en los coches, como ya ocurre con los triángulos de emergencia. Así, en caso de avería, el conductor estará más protegido si debe andar por la calzada.

Los mejores vídeos