La UE, contra la venta de automóviles a través de Internet y supermercados

La Comisión Europea ha advertido que el hecho de permitir la venta a través de Internet y por parte de los supermercados hará en un futuro que las opciones de compra de los consumidores se reduzcan y que se incrementen los precios.

La semana pasada, dos de los mayores grupos del sector de los supermercados, Tesco y Carrefour, anunciaron su interés en acceder a la venta de vehículos en sus instalaciones. La postura expuesta por la Unión Europea podría dejar sin efecto este deseo.

El nuevo sistema de distribución que está perfilando la UE, y que entrará en vigor a partir de 2003, no obliga a los distribuidores a ofrecer servicios de reparación, algo que hasta el momento es exigido por la normativa vigente. Este anuncio, ha espoleado el deseo tanto de los supermercados como el de los concesionarios virtuales de introducirse en el negocio de la venta directa.

Sin embargo, las autoridades de Bruselas parecen haber puesto freno a estas aspiraciones señalando que se permitirá a los fabricantes excluir a los supermercados y a los sitios de Internet de formar parte de su red de distribuidores, aunque esta exclusión "debe estar justificada".

En opinión de la Comisión Europea, la introducción en el mercado de ambas formas de venta haría bajar el precio en un primer momento, aunque a la larga sería contraproducente, ya que provocaría una gran concentración en el sector haciendo que los precios se incrementaran.

Los mejores vídeos