La situación mundial preocupa a los sindicatos de VW

El Comité Europeo de Volkswagen, que reúne a los presidentes de los comités de empresa de las fábricas de la marca en Europa, ha analizado en Pamplona la situación del consorcio y del sector automovilístico.

En las reuniones de trabajo mantenidas se ha expuesto la situación de las diferentes empresas de Volkswagen en Europa y se ha dejado claro que la producción de la nueva generación del Polo tendrá lugarr en la factoría navarra de Landaben.

Lo que sí es fuente de preocupación es la situación global. Así, durante las reuniones se ha calificado en estos momentos al sector como "estancado" y con un futuro "incierto como consecuencia de la situación mundial". El presidente de VW-Navarra, José Luis Erro, ha manifestado, sin embargo, que "si esta situación no afecta a las ventas previstas, no tendremos ningún problema de futuro".

Las críticas han llegado desde las centrales sindicales. El presidente del comité de empresa de VW-Navarra, Esteban García (UGT), ha incidido en la necesidad de "adoptar medidas para que cada vez que se negocie un convenio no se amenace con el traslado de producciones". Esto, en opinión del representante sindical, "llevaría a un enfrentamiento entre centros". Respecto a la situación mundial, García ha señalado que "existe mucho miedo y precaución a la hora de hablar de producciones globales. La situación está estancada".

Las reacciones a estos encuentros no han tardado en producirse. Las secciones sindicales de CGT de VW-Navarra y Seat Barcelona han mostrado su preocupación por "la pretensión obsesiva de la multinacional de reducir gran parte de los derechos de los trabajadores del consorcio". CGT también ha denunciado que sean únicamente UGT y CC.OO. los sindicatos que representan a los trabajadores en la compañía.