La siniestralidad vial cuesta 14.000 millones de euros

El coste económico de los accidentes de tráfico en nuestro país asciende a 14.000 millones de euros anuales. Aún peor es la factura humana: cada año mueren 5.399 personas, más de 26.000 resultan heridas graves, mientras que 124.000 sufren lesiones leves.

Aumenta el número de muertos en carretera
Aumenta el número de muertos en carretera

Salgado también ha adelantado una de las iniciativas propuestas por su ministerio, que pretende impulsar la explotación conjunta de bases de datos sanitarias y policiales. De momento, se realizará un estudio piloto sobre la viabilidad de esta conexión, con el fin de realizar un seguimiento “real" de los fallecidos a 30 días por accidentes de tráfico. “Ahora sólo tenemos la información que llega de los hospitales", ha añadido la ministra.Según los datos de 2003, la media de edad de las víctimas es cada vez menor: el 80 por ciento de los ingresados por lesiones provocadas por un accidente corresponde a jóvenes de entre 15 y 25 años. Precisamente, este colectivo es uno de los más vulnerables en los siniestros, junto a los ciclistas o los peatones.Los datos expuestos por Salgado también revelan que el abuso de bebidas alcohólicas está implicado en el 30-50 por ciento de los accidentes mortales, en el 15-30 por ciento de los siniestros con heridos graves y en el 10 por ciento de aquellos incidentes en los que no se registran víctimas.Ante esta situación, Sanidad está trabajando con la Dirección General de Tráfico en la elaboración de una serie de actuaciones conjuntas. Todas ellas estarán dirigidas a prevenir las lesiones provocadas por los accidentes de circulación. En breve, según Salgado, se procederá a la firma del Convenio Marco que desarrollará estas medidas.También se rubricará el Acuerdo específico de colaboración para el año 2005, cuyos objetivos estarán centrados en reducir los siniestros relacionados con el consumo del alcohol o las drogas. Por otra parte, la ministra de Sanidad aludió a los conductores mayores de 60 años, que consumen 4 veces más medicamentos que los jóvenes y no suelen preguntar qué efectos van a producir sobre la conducción. Ellos son el colectivo más afectado por las consecuencias negativas de estos cócteles de fármacos, culpables del 10 por ciento de las víctimas de accidentes de tráfico, según los datos de la DGT. Los medicamentos son la quinta causa de muerte en la carretera; la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria afirma que el 10 por ciento de los fallecidos o heridos en un siniestro había consumido alguna sustancia con efectos psicoactivos, según recoge el diario “El Mundo". Con el fin de rebajar estas cifras, la futura Ley del Medicamento obligará a que los prospectos de los fármacos detallen de manera clara su incidencia en la conducción. Esta información tendrá que estar redactada de “forma inteligible" y deberá ser ubicada en un lugar visible del impreso.Los medicamentos que representan un mayor riesgo para la conducción son los ansiolíticos o sedantes, los analgésicos para combatir el dolor, los que tratan las jaquecas, los relajantes musculares y los antihistamínicos de primera generación durante los primeros días de toma, según indica el diario “El Mundo".La ministra de Sanidad, Elena Salgado, también ha anunciado que se está trabajando en varias propuestas:
- El Proyecto Europeo sobre la implantación experimental del Alcolock va a probarse en España en los medios de transporte público de Valladolid y Zamora. Este dispositivo, conectado al contacto del vehículo, mide el grado de alcoholemia en el aire espirado y, si se superan los límites marcados por la norma, impide la puesta en marcha del coche.
- El Ministerio de Sanidad también trabaja en la instauración de un procedimiento para detectar el consumo de drogas en los conductores. Actualmente, se está llevando a cabo una experiencia piloto en Galicia.
- Se promoverán actuaciones dirigidas a la mejora de la atención sanitaria a las víctimas. Federico Souvirón y Jordi Jané, portavoces, respectivamente, del PP y CiU, han reclamado un protocolo de actuación común para atender a los heridos en un accidente y para reducir el tiempo de respuesta de los servicios de asistencia. En España fallece el 3,5 por ciento de las personas que han sufrido un siniestro, mientras que la media europea es del 2,2 por ciento. Jané recordó que las políticas de algunos países obligan a la Administración a atender a los lesionados en un período mínimo determinado: en Alemania, la ambulancia debe llegar en 12 minutos como máximo.
- La comisión ha aprobado sendas proposiciones no de ley que instan al Gobierno a evitar una nueva huelga de grúas durante el verano y a reforzar la seguridad vial en los túneles. La alcoholemia es uno de los principales factores implicados en un siniestro de circulación. El otro es la velocidad y, precisamente, la comisión no permanente sobre Seguridad Vial del Congreso ha decidido crear una ponencia de estudio sobre la incidencia de la velocidad en el tráfico. Su labor comenzará el próximo mes de septiembre.

Así lo han acordado los portavoces del PSOE, PP, CiU y ERC. En principio, ayer se debatió una proposición no de ley en la que se establecía una velocidad máxima de 130 km/h para los turismos que circulen en autopistas y autovías. Sin embargo, el encargado de defender la propuesta, Josep Andreu (ERC), pidió que fuera retirada con el fin de alcanzar el máximo consenso sobre la misma. Para ello, habrá que lograr una conclusión sobre la influencia de la velocidad en la circulación, lo que ha llevado a la creación de esta ponencia. La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, ha expuesto ante la Comisión de Seguridad Vial del Congreso el coste económico de la siniestralidad en España: según los datos de 2003, esta cifra ronda los 14.000 millones de euros. En esta factura se contemplan los gastos hospitalarios, los de rehabilitación no médica, los humanos, los de daños materiales y administrativos y las pérdidas netas de producción.