La reducción de la velocidad será estudiada

Como adelantó Cristina Narbona, responsable de Medio Ambiente, el Plan Nacional de Asignación de Derechos de Emisiones ha sido aprobado por el Consejo de Ministros esta mañana. En el programa se incluye una propuesta para rebajar la velocidad en las vías españolas. El Ministerio del Interior ha anunciado que no está dispuesto a desarrollar esta medida, pero lo cierto es que ya tiene luz verde.

Cámaras-espía, un éxito en Francia
Cámaras-espía, un éxito en Francia

Cristina Narbona, responsable de la cartera de Medio Ambiente, realizó unas polémicas declaraciones la semana pasada: el Plan Nacional de Asignación de Emisiones, a punto de ser ratificado por el Consejo de Ministros, contenía una serie de medidas encaminadas a reducir la velocidad máxima permitida en nuestras carreteras y, con ella, la contaminación.La aprobación del proyecto se ha retrasado una semana, pero, finalmente, ha obtenido el visto bueno: la propuesta que ha hecho removerse a conductores y asociaciones de automovilistas durante los últimos diez días ya puede ser impulsada.Ante las airadas críticas que suscitó el simple anuncio de la medida, Narbona se apresuró a explicar que, simplemente, se trataba de una posibilidad recogida en el texto. Ésta debía ser desarrollada por los ministerios de Fomento e Interior, así como por la Dirección General de Tráfico. Los dos últimos organismos han repetido en varias ocasiones que no tienen intención de bajar los límites de velocidad permitidos en nuestras vías. Sin embargo, las medias sugeridas en el Plan van más allá e incluyen soluciones que ya se han aplicado en otros países europeos. Entre ellas se encuentra la imposición de peajes urbanos ligados a la congestión y al impacto ambiental. Fuentes del Ministerio de Medio Ambiente han asegurado a Autopista Online que todas estas propuestas tendrán que ser estudiadas por los gabinetes competentes en la materia, que decidirán si, finalmente, se llevan a cabo.- Con el Plan Nacional de Asignación, que se aplicará en el período 2005-2007, España se acercará al cumplimiento de los compromisos adquiridos en la firma del protocolo de Kioto: durante el período 2008-2012, las emisiones no aumentarán más de 24 por ciento respecto a las de 1990.
- El proyecto fue “preinformado" antes del verano por el Consejo de Ministros y la Comisión Delegada del Gobierno. La semana pasada, se aprobó el Real Decreto-Ley que traslada a la legislación española la Directiva europea sobre Comercio de Emisiones, el “armazón jurídico" del Plan.
El texto cuantifica los derechos de emisión de cada una de las industrias incluidas en la Directiva: generación eléctrica, refino de petróleo, siderurgia, cemento y cal, industria cerámica, vidrio y papel. Estas instalaciones podrán solicitar las autorizaciones de emisión hasta el 30 de septiembre. También incluye medidas para reducir las emisiones en los sectores no regulados, como el transporte, la edificación o la agricultura. Las declaraciones de Narbona también han tenido defensores, entre los que se encuentran los grupos ecologistas, los primeros en aplaudir las propuestas. Ecologistas en Acción afirmó ayer que una rebaja de la velocidad llevaría aparejada una reducción de la siniestralidad en las carreteras y una menor emisión de dióxido de carbono. Por su parte, Los Verdes-Partido Verde Europeo han afirmado que el 40 por ciento de las emisiones de CO2 en España procederá del transporte en el año 2010, frente al 30 por ciento actual. Así, han propuesto el uso de medios alternativos a la carretera, como el ferrocarril, y una menor demanda de vehículos con motor de explosión.También han criticado el aumento de los gases de efecto invernadero en nuestro país, que el año pasado rebasaron en un 40,4 por ciento el nivel registrado en 1990, según sus datos. Ante esta situación, han propuesto que las ciudades se acojan a un modelo “mediterráneo; es decir, denso, compacto y con mezcla de actividades", en el que las viviendas, el trabajo y los servicios estén próximos. Por supuesto, el empleo del transporte público juega un papel fundamental en su estrategia para reducir la contaminación.

Los límites de velocidad podrían rebajarse.
Cuando el debate parecía centrarse en si los límites de velocidad en las autopistas deberían aumentarse hasta los 140 km/h, el Gobierno se desmarca de esta tendencia, anunciando que los máximos podrían rebajarse. Descubre todas las claves de una propuesta que presenta muchos puntos débiles.
¿Servirá para algo esta medida? ¿No serían más efectivas actuaciones en otros campos? ¿Se ha ignorado otra vez los intereses de los conductores?
Participa en nuestros foros: tú tienes la última palabra.
Los mejores vídeos