La producción de grupos nipones del motor se desplomó en abril por el tsunami

La producción de los fabricantes japoneses del motor sufrió una fuerte caída a causa de los efectos del terremoto del 11 de marzo, que recortó en cerca del 80 por ciento la producción de Toyota y Honda en Japón en abril.

Según los datos difundidos hoy por las empresas automovilísticas, la producción doméstica de Toyota, primer fabricante mundial, se redujo un 78,4 por ciento en abril, hasta 53.823 vehículos, lo que supone el octavo mes consecutivo de disminución.

Honda, tercer fabricante nipón, produjo un 81 por ciento menos respecto al mismo mes del año anterior (14.168 unidades), mientras que Daihatsu Motor fabricó un 62,6 por ciento menos (20.578 vehículos) y Mazda Motor un 49,7 por ciento menos (35.313 unidades).

Por su parte, el segundo grupo automovilístico de Japón, Nissan Motor, vio reducida su producción local un 48,7 por ciento; Mitsubishi Motors un 31,7 por ciento, y Suzuki Motor un 31,1 por ciento.

El terremoto y devastador tsunami del 11 de marzo en el noreste nipón afectó a muchos proveedores de componentes de la región, lo que llevó a interrupciones en la cadena de suministros de los fabricantes y supuso un fuerte revés para el nivel de producción.

A nivel global también hubo fuertes caídas en abril respecto al mismo mes de 2010: la producción de Honda bajó un 52,9 por ciento hasta 138.498 unidades; la de Daihatsu un 52,8 por ciento, hasta 32.030 vehículos, y la de Toyota un 47,8 por ciento, hasta 308.555 unidades.

También las ventas en Japón se vieron resentidas por la situación tras el seísmo: Toyota vendió solo 37.332 unidades, un 68 por ciento menos, mientras que las de Nissan bajaron un 37,5 por ciento y las de Honda un 46,3 por ciento.

En cuanto a las exportaciones, se desplomaron casi un 80 por ciento en el caso de Toyota, un 72 por ciento en el de Nissan y un 76 por ciento en el de Honda.