La producción de coches baja en España

La crisis de ventas de vehículos en Europa está pasando factura a las plantas españolas. La mayor parte de su producción se destina al mercado exterior y, ante el descenso de la demanda, las factorías se han visto obligadas a ralentizar su actividad.

La producción de vehículos, en forma
La producción de vehículos, en forma

España no es ajena a la crisis de ventas de vehículos que viven los mercados europeos. Hay que tener en cuenta que nuestro país exporta ocho de cada diez unidades que produce, por lo que la ralentización de la demanda afecta directamente a las 17 plantas instaladas en el territorio español.Así, no es de extrañar que la Asociación Nacional de Fabricantes y Camiones (Anfac) haya revisado a la baja sus previsiones de manufactura para este año. En total, la producción estimada para 2005, unos tres millones de coches, disminuirá entre un ocho y un diez por ciento (es decir, entre 250.000 y 300.000 unidades).Este cambio en los cálculos ha llegado tras examinar los datos correspondientes al mes de febrero, cuando se registró una caída en la manufactura que superó el 11 por ciento en el caso de los turismos. “Esta situación no estaba prevista y se debe, principalmente, a la marcha de los mercados alemán, francés y británico", explica el secretario general de Anfac, Luis Valero.Algunos de los fabricantes más afectados por el descenso de la demanda son Renault y Seat. El grupo francés recortará hoy, por segunda vez en este año, la producción de su “minivolumen" Modus, fabricado en exclusiva en Valladolid. Cuando se inició su montaje, el pasado mes de septiembre, salían más de 1.200 unidades diarias de las cadenas de producción. Ahora, la planta construirá solamente 975.Al parecer, este modelo no ha tenido el crecimiento que se esperaba, a pesar de ser el líder de ventas en su segmento. Ahora, la marca prepara nuevas versiones, con el fin de “reactivar el mercado".Algo parecido ocurre con Seat, filial del consorcio Volkswagen. Ayer, las instalaciones de la firma en Martorell y Zona Franca iniciaron una parada de la producción de diez días, que afecta a casi 2.600 empleados. En este caso, la detención de la manufactura se da en la cadena de montaje del Altea, en la que también se fabrican el Toledo y el León. En total, dejarán de producirse unos 940 coches cada día.También Ford y PSA (Peugeot-Citroën) tienen los mismos problemas. La marca del óvalo no prevé igualar sus cifras de actividad correspondientes a 2004, a pesar de que su producción es, actualmente, un 20 por ciento menor que la del ejercicio pasado. La planta de PSA en Vigo, por su parte, ha anunciado que su manufactura se reducirá este año en un 7 por ciento.El director de las instalaciones gallegas, Javier Riera, ha recordado que en el Viejo Continente existe un 30 por ciento de sobrecapacidad, que hay implantaciones nuevas que incrementan la oferta y que el aumento en los costes no puede trasladarse totalmente al precio final. Así, la batalla por la competitividad seguirá siendo dura y afectará muy especialmente a la industria de componentes, ha asegurado al diario “Expansión". De hecho, el futuro de este sector “estará en riesgo" si no se toma en serio la necesidad de infraestructuras para abaratar la logística, ha anunciado.Mientras la mayoría de las plantas anuncian recortes en su producción, Santana Motors ha confirmado que fabricará un nuevo todo terreno desarrollado sobre la base del actual Vitara. Se producirán cerca de 5.000 unidades al año.
Este vehículo, desarrollado por la compañía española y denominado Santana 300 –en el caso de la versión de 3 puertas- o Santana 350 (en el caso de la de 5), lleva el prestigioso sello de la compañía Italdesign (Giugiaro). Entre sus principales rasgos de diseño se encuentra la modificación de las zonas delantera y trasera del TT, gracias a la adopción de nuevas ópticas, paragolpes, rejillas y el logotipo de la marca.
El interior también será diferente y contará con renovadas tapicerías. Entre su equipamiento está el climatizador, la radio-CD y los embellecedores en la consola central.
El 300/350 tendrá los motores del actual Vitara: un propulsor de gasolina de 1,6 litros, de origen Suzuki, y un 2.0 Diesel, procedente del grupo PSA.
La producción del modelo comenzará en julio y su llegada al mercado será inmediata. Las 5.000 unidades de este todo terreno se sumarán a las 1.800 del Aníbal, único vehículo de manufactura propia que se ensambla en la factoría jiennense.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.